Valverde: «El presupuesto nos dará estabilidad y tranquilidad»

“Con tranquilidad y estabilidad”. Estas fueron las palabras utilizadas por el alcalde de Nigrán, Alberto Valverde, para referirse a cómo afrontará junto a su equipo los presupuestos generales de 12,3 millones de cara a 2015, que obtuvieron luz verde en el pleno del mes de noviembre gracias al voto a favor del edil no adscrito Ignacio Vilas. Valverde explicó que se trata del documento económico más importante para un gobierno  que al mismo tiempo le permitirá centrarse en la aprobación provisional del Plan General de cara a las elecciones de mayo. 
En este punto el alcalde explicó que la cesión del documento es un gran paso adelante para su entrada en vigor y se comprometió a llevarlo a su fase provisional en  un plazo máximo de cinco meses 
Incrementos en gasto social, en la partida destinada a educación, en el capítulo de inversiones o la creación de un programa de becas para favorecer la formación de los recién licenciados en el municipio, son algunos de los puntos fuertes por los que el regidor nigranés apuesta para el próximo año.  En cuanto a la política de austeridad vivida durante este ejercicio, motivada por las partidas prorrogadas del de 2013, Valverde explicó que tuvieron que llevar a cabo muchos reajustes “para poder salir adelante” y uno de los beneficiados para el próximo ejercicio serán las asociaciones culturales y deportivas “ya que podrán optar al programa de subvenciones planteado”.
El hecho de empezar con un nuevo presupuesto desde enero de 2015 permitirá al gobierno local  disponer de una holgura de la que hasta el momento no gozaban, además de contar  con unas cifras sensiblemente mejores respecto a 2009, con una deuda viva de 6,9 millones de euros, y que en la actualidad se sitúa en 1,6 millones.   
En cuanto al rechazo de la propuesta presupuestaria planteada por los socialistas, Valverde mantuvo que algunos de sus puntos eran interesantes pero al no presentarse en tiempo y forma no fue posible su aceptación. Sin embargo hubo otras en las que el regidor las calificó de inviables como por ejemplo la eliminación de la partida destinada a la adquisición de los terrenos  de acceso al punto limpio y a la depuradora municipal, propiedad de Zona Franca. “El hecho de no contemplar su compra, sería poner en peligro el correcto funcionamiento de las instalaciones ya que los propietarios reclamaron su titularidad en 2013”, explicó. Aun así ambos documentos guardan similitudes entre sí, al vertebrarse sobre el gasto social, educación y trabajo, pero con diferencias en cuanto a los importes destinados a cada apartado. n

 

Fuente: Atlántico