Comuneros de Priegue prueban con olivos en sus montes

La comunidad de montes de Priegue está llevando a cabo tareas de repoblación forestal en el entorno de A Mamoa. Una iniciativa común para este tipo de agrupaciones y que se repite año tras año, pero con una diferencia sustancial y es que plantarán casi una treintena de olivos a modo experimental, además de 25 nogales y 75 castaños. 
En total más de 120 árboles compuestas por especies no demasiado comunes ya que las que priman son los pinos o los eucaliptos, muy utilizados debido a su rapidez de crecimiento. Cabe destacar que la totalidad de los ejemplares, así como la maquinaria necesaria para plantarlos, es fruto de la donación de una compañía privada gracias a un acuerdo por el que intercambiaron suelo por tierra y árboles. 
Los trabajos se llevarán a cabo con la colaboración de una docena de comuneros voluntarios que trabajarán sin descanso en una extensión de terreno que supera los 1.500 metros cuadrados  y en una zona de socavones que antaño funcionaron como canteras para acabar convirtiéndose en vertedero. Antonio Castro González, que lleva 34 años al frente de la comunidad de montes nigranesa, y Antonio Pardo, tesorero, explicaron a este diario que la iniciativa surgió a través de una propuesta realizada por una empresa privada de destierros encargada de preparar el terreno para albergar la depuradora de Vigo. “Nos explicaron que tenían gran cantidad de tierra procedente de las obras pero  no disponían de extensión de suelo para depositarla”, explicó. En este punto llegaron al acuerdo de que si la agrupación forestal les cedía la zona, ellos se encargarían de allanar el terreno con tierra “sana” y de esta manera los dos bandos saldrían ganando. Aun así la oferta se volvió más atractiva  cuando la empresa se comprometió a correr con los gastos para adquirir la totalidad de los ejemplares arbóreos y la cesión temporal de la maquinaria necesaria para su plantación. “Una propuesta caída del cielo y que  no dudamos en aceptarla”, añadieron.  
Se trata de una actuación experimental con la que se pretende dar una segunda oportunidad a una zona de Priegue olvidada durante años, y que además se está realizando bajo la supervisión de la Xunta de Galicia. “La tierra aquí depositada cuenta con el visto bueno de la Administración, es de calidad y así lo confirman los análisis realizados”, explicó Castro. 
La reforestación se llevará a cabo durante esta jornada  pero reservará una pequeña porción de terreno para que alumnos de diferentes centros participen en la experiencia, “aunque esto se hará más adelante”, añadieron. n

 

Fuente: Atlántico