«Nos queda un trabajo duro, intentar llega a la mente de nuestros familiares atrapados»

Familiares de miembros de la Orden de San Miguel Arcángel, una congregación religiosa que fue expulsada de Galicia por orden de las autoridades eclesiásticas ante graves acusaciones de abusos sexuales y otros posibles delitos, han recibido con «alegría» la noticia de la detención del líder de esta comunidad, Feliciano Miguel Rosendo Da Silva, aunque no dan por acabada su «lucha».

En declaraciones a Europa Press, José Manuel Lima, quien tiene «atrapadas» en la Orden a dos hijas y dos nietas menores de edad, ha señalado que el arresto del líder de lo que consideran una «secta destructiva» es una «muy buena noticia», aunque ha reconocido que su sentimiento es de «alegría contenida».

«Ahora queda lo peor», ha señalado, en referencia a su lucha y la de su mujer por recuperar a sus seres queridos. «Ojalá que esto sirva para abrirles los ojos a ellas, y también a otras familias que no han querido o no han podido sumarse a esta lucha», ha indicado.

«Este paso es muy importante, porque demuestra que la Justicia actúa, y ahora hay que esperar», ha afirmado Lima, quien ha mostrado su temor por que la detención de Miguel Rosendo acentúe el rechazo que muchos de los miembros de la Orden han mostrado hacia sus familias.

Caso sin cerrar

En ese sentido, este padre ha recalcado que, pese a la detención del líder del grupo y el registro de su domicilio, las familias «no dan este caso por cerrado ni mucho menos».

Así, al margen de las posibles implicaciones delictivas –el Juzgado de Instrucción número 1 de Tui, que ha ordenado el registro y detención, mantiene abierta la causa por supuesta asociación ilícita–, José Manuel Lima ha recordado que, en el ámbito personal, «esto estará acabado» cuando recuperen a sus familiares.

Otro de los familiares de los ‘miguelianos’, que no ha querido que se revele su identidad, ha señalado a Europa Press que la detención del líder del grupo «es un gran avance», aunque no sea «la solución final» al problema de estas familias.

«A partir de ahora, nos queda un trabajo duro, intentar llegar a las mentes de nuestros familiares atrapados en la Orden», ha apuntado esta persona, quien ha valorado que el gesto de las familias de «dar la cara» ha dado sus frutos. «La detención demuestra que sí era verdad que podía haber delitos. Ojalá que todo se acelere», ha subrayado.

Causa secreta

La detención de Feliciano Miguel Rosendo se ha producido, por parte de efectivos de la Guardia Civil, este jueves en Collado (Madrid), donde también se ha practicado un registro domiciliario. La investigación está dirigida por el juzgado de instrucción número 1 de Tui, que ha declarado la causa (por supuesta asociación ilícita) secreta.

El arresto del considerado líder de la Orden de San Miguel –que ahora actuaba bajo la denominación ‘La Voz del Serviam’– se ha producido pocas horas después de que un grupo de familiares de miembros de este grupo hubiese comparecido ante los medios para advertir de que esa «secta» seguía actuando en Madrid con presencia en Collado Villalba y El Escorial, a pesar de haber sido expulsada de Galicia por las autoridades eclesiásticas.

Fuente: La Voz De Galicia