La depuradora de Baiona probará un sistema pionero de depuración con ozono y nanopartículas de oro

La estación depuradora (EDAR) de cabo Silleiro ensayará el tratamiento de aguas residuales con ozono y oro. La instalación ha sido elegida para probar este sistema pionero que desarrollan conjuntamente cinco empresas gallegas, investigadores de la Universidad de Santiago y el centro tecnológico Aimen de Porriño, donde ayer se presentó el proyecto con motivo de una jornada dedicada a la aplicación industrial de componentes nanotecnológicos.

El objetivo principal del proyecto, que se validará en Baiona, es optimizar la degradación de los microcontaminantes de aguas residuales mediante un procedimiento innovador, la ozonización al tiempo que se minimiza el gasto energético.

Acacia, nombre que recibe este sistema experimental, permitirá, por ejemplo, detectar en tiempo real, mediante biosensores fabricados con nanopartículas de oro, residuos procedentes de productos químicos de higiene personal, pesticidas o medicamentos que no se degradan con procesos tradicionales de depuración.

Una vez localizados, una unidad de oxidación avanzada con ozono -no empleada hasta la fecha por su elevado coste económico- facilitará su eliminación evitando de este modo sus efectos contaminantes sobre el medio.

En el desarrollo de esta tecnología, financiado con fondos europeos Feder, participan las empresas Copasa (impulsora del proyecto), Cienytech, Gefico, Nanoimmunotech y Telecom, así como el grupo de investigación Goifomo de la Universidad de Santiago.

El centro tecnológico de Aimen, que trabaja en la investigación metalúrgica, colabora, por su parte, en el desarrollo de los componentes, tanto los sensores que determinan la existencia de los microcontaminantes como la tecnología de ozonización empleada en su posterior tratamiento. También interviene en la aplicación de estos dispositivos para que el sistema de ozonización entre en funcionamiento al detectar la presencia de los agentes contaminantes.

En el caso de Baiona, esta nueva tecnología interesa tanto desde el punto de vista medio ambiental como económico, puesto que en la zona de Silleiro donde se encuentra la depuradora, inaugurada hace cuatro años, los mariscadores trabajan en la extracción del percebe, una actividad con la que la EDAR ya es respetuosa, puesto que las aguas pretratadas son expulsadas lejos de la costa a través de un emisario.

Fuente: Faro De Vigo