Baiona tendrá que gestionar el párking del Aral al renunciar la concesionaria

El Concello de Baiona rescatará la gestión del mayor párking del Val Miñor, pero no a cualquier precio. Así lo confirmó ayer el alcalde, Jesús Vázquez Almuiña, que dio a conocer la decisión unilateral de la empresa adjudicataria Sofranda, de no continuar con la gestión del servicio, siete años después de haber ganado el concurso por las pérdidas económicas.

La firma lusa, indicó el regidor, ha remitido un escrito al Concello solicitando que el día 28 de este mes se de por extinguida la concesión a favor de Sofranda. Vázquez Almuiña manifestó que el gobierno local «no tiene interés alguno en que mantengan la concesión», pero sí advirtió que no admitirán las imposiciones. En este sentido explicó que «no vamos a aceptar el cierre del servicio y de las instalaciones ese día, es el primer error legal porque hasta el 4 de enero no se cumpliría un mes desde la notificación que han enviado, pero además, hay que poner en marcha un proceso que tiene varios pasos».

En el pleno de mañana se aprobará la incoación del expediente de resolución del contrato, pero su tramitación puede dilatarse meses. Las desavenencias entre Concello y empresa vienen de atrás, se judicializaron el 2011 y no parece que la resolución vaya a ser menos tormentosa.

Para que el contrato, firmado por 50 años, pueda disolverse hay que alcanzar un acuerdo difícil de antemano. Si el día 28 se cerraran las instalaciones, el Concello actuaría por vía judicial. El alcalde indicó que la Policía Local y la secretaria tendrían que levantar acta e iniciar las diligencias, «ya que el Concello velará por el cumplimiento y mejora del servicio».

Tras la aprobación plenaria del expediente de resolución de contrato, «haremos un estudio de ingeniería urbana y otro de viabilidad económica», avanzó el alcalde. La pretensión del gobierno local es no pagar más de 4 millones de euros por el rescate de la concesión. Las discrepancias en este apartado son previsibles ya que hace un par de años, cuando el Concello pretendió rescatar la concesión, la empresa la valoraba en casi 10 millones.

Según las cuentas del gobierno local, a falta del peritaje de las instalaciones, el monto cae a la mitad. La construcción de las instalaciones supuso una inversión de 5,5 millones de euros. El Concello entiende que hay que valorar la situación actual y detrae ya de esa cantidad lo que le adeuda la concesionaria ya que, según el alcalde, aún no le han abonado ninguna de las anualidades acordadas desde la firma del contrato. Se trata de un canon de 6.720 euros sin satisfacer desde hace siete años por lo que la cifra por este concepto ronda los 47.000 euros. «Ya lo manifestamos hace dos años, ha habido fallos de funcionamiento, incumplimientos y deficiencias en los ascensores o en las bombas de achique y la empresa debe dejarlas en perfecto estado para su uso», destacó el alcalde. Jesús Vázquez Almuiña considera que el servicio sí puede ser rentable y que, si no lo ha sido para Sofranda, «es porque faltó gestión en el día a día». «Hizo una obra importante y muy bien construida, pero no era una empresa que gestionara párkings, tenían uno en Ferrol pero también cerró. El gran problema fue la falta de experiencia», mantiene.

Se muestra optimista de cara a un nuevo concurso. Cree que tendrá muchas novias, «porque solo se trata de la gestión y las circunstancias económicas han mejorado». El proceso es similar al del párking de A Palma, que ahora gestiona Mutua Madrileña.

Fuente: La Voz De Galicia