La concesionaria del parking de O Aral reclamará más de 5 millones al Concello de Baiona

El rescate del aparcamiento subterráneo de O Aral se plantea complicado para el Concello de Baiona. Tras presentar su renuncia a la gestión del parking por escrito ante al quebrar el negocio, la adjudicataria Sofranda Gestão de Parques S.A. calcula la reclamación que planteará al Ayuntamiento en unos 5,6 millones de euros para compensar la inversión. Una cifra muy superior a la que establece el alcalde, Jesús Vázquez Almuiña, que habla de una cantidad «por debajo de los 4,7 millones» que la empresa debe a Abanca, la entidad con la que formalizó la hipoteca.

El representante de la compañía portuguesa en España, Pedro Mouriño, asegura que la obra costó 5,8 millones. A esa cantidad habrá que restar apenas unos 200.000 euros resultantes de la suma de la deuda con el Concello por el canon establecido en el contrato, de 40.000 euros, y de «obras menores» para su conservación, dado que se trata de una construcción nueva.

Mouriño culpa al gobierno municipal del «desastre» del negocio, que genera pérdidas de 10.000 euros al mes. Asegura que el desequilibrio económico se produce «desde el primer día» porque el Concello «incumplió el compromiso de reducir las plazas en superficie y elude la responsabilidad de multar a los vehículos mal estacionados y de retirarlos con grúa».

Deudas insostenibles

El delegado de Sofranda lamenta que el Ayuntamiento «jamás respondiese a sus requerimientos de modificar las condiciones leoninas del contrato» para cerrar el parking por la noche o variar las cuotas. Los tribunales tampoco han dado la razón a la empresa, por lo que ha decidido abandonar la gestión de una instalación «ya insostenible».

Las deudas impiden a la compañía continuar más de dos meses al frente del aparcamiento. Mouriño advierte de posibles cortes de suministro eléctrico, de los retrasos en los pagos a los cuatro trabajadores y de la imposibilidad de renovar los seguros.

Afirma que no abandonará la instalación el día 28 como avisaba en su escrito al Concello «de forma orientativa», pero insiste en que el traspaso no puede prolongarse «hasta que pasen las elecciones, como pretende el gobierno local». No obstante, asegura que los titulares de las plazas en concesión o alquiler tendrán garantizado el servicio.

Mouriño vaticina un fracaso en la nueva licitación que prevé el Concello. Según subraya, la empresa lleva años intentando vender el negocio sin que ninguna firma se haya interesado. Recalca además que Sofranda lleva dos años sin pagar la hipoteca «y el banco no tiene ningún interés en quedarse con el parking».

Fuente: Faro De Vigo