Recurre una multa de 10.000 euros por vender alcohol de noche en una tienda de Baiona

La Xunta alega que los hechos fueron constatados por la Policía Local

Los hechos se remontan al 23 de julio del año 2013. Dos agentes de la Policía Local que se encontraban apostados en las inmediaciones del establecimiento conocido popularmente en Baiona como La Quisca observaron salir en torno a la una y cuarto de la madrugada a un joven con dos botellas de cerveza que presuntamente había adquirido en esta tienda. Una ordenanza municipal prohíbe la venta de bebidas alcohólicas desde las diez de la noche hasta las nueve de la madrugada.

Según la versión de Fernanda Grandes no le vendió la cerveza, sino que el joven había entrado en el establecimiento para pedirle una bolsa para guardar las botellas que llevaba escondidas porque había tenido problemas con la policía y no quería que se las vieran. Considera desproporcionado una multa de 10.000 euros por un beneficio que habría obtenido de 75 céntimos de haber hecho esa venta.

Fuente: La Voz De Galicia