A Laracha, Baiona y Ortigueira, premiados por su lucha contra la violencia machista

Se valora a aquellos municipios que han destacado en los ámbitos de la sensibilización, prevención y atención a las víctimas

Estos premios, que cumplen este año su cuarta edición, valoran a aquellos municipios que han destacado en los ámbitos de la sensibilización, prevención y atención a las víctimas, así como a la coordinación y detección prematura de este tipo de hechos delictivos.

En el caso de A Laracha, el jurado valoró el excelente trabajo efectuado por el Centro de Atención á Muller (CIM), que dirige Ana Aldao Corral en colaboración con la abogada Mirem Amesti. Sanidad y la FEMP valoraron el elevado grado de coordinación de este departamento, perteneciente al área de Servizos Sociais, con los centros educativos, médicos y así como con la Policía Local, la Guardia Civil y la Subdelegación del Gobierno de A Coruña.

Baiona fue premiada por los talleres y jornadas pedagógicas que organiza cada año, mientras que Ortigueira destacó por su protocolo municipal de coordinación interinstitucional contra la violencia de género.

A todos estos concellos les fue reconocida la labor activa que vienen desempeñando desde hace años en aras de prevenir la violencia machista. No solo desde el punto de vista de la prevención, sino en la búsqueda de soluciones más allá del simple asesoramiento. En A Laracha, el Centro de Información á Muller desarrolla un papel clave para las mujeres el municipio, hasta tal punto que vienen de otras localidades de la comarca de Bergantiños hasta junto de Ana Aldao y Mirem Amesti para solicitar ayuda. El CIM no solo evalúa cada caso, de forma personalizada e individualizada, sino que hace un seguimiento exhaustivo y alerta a las fuerzas de seguridad en caso de que perciba un posible caso de violencia machista, aunque la víctima no haya denunciado por miedo a posibles represalias de su pareja o expareja.

Para Sanidad y la FEMP estos galardones representan un ejemplo del apoyo que las entidades locales realizan en favor de las mujeres, sus hijos y otros familiares dependientes.

Fuente: La Voz De Galicia