Zona Franca seduce a Airbus para que invierta en el Centro de Innovación Aeroespacial

Una delegación de la multinacional, que es patrono, visitó las instalaciones de Porto do Molle y los centros de Delta Vigo

Un grupo de veinte técnicos de la multinacional francesa Airbus visitaron ayer el Centro de Innovación Aeroespacial en Porto do Molle. Los ingenieros valoraron muy positivamente las infraestructuras construidas por la Zona Franca como el entorno. La compañía francesa dedica cada año un 9,5 % de su facturación en investigación y desarrollo siendo una prioridad la innovación para la sede española del grupo. No es un secreto que la intención de Zona Franca es que la compañía apueste por su centro con más fondos para financiar proyectos de innovación con sello gallego, como se propone hacer Delta Vigo.

El desarrollo del sector aeronáutico en Galicia es pequeño pero constante. Cuenta con grandes potencialidades, entre las que destaca Delta Vigo. La compañía está construyendo su cuarta planta en Nigrán, fruto del plan estratégico de Francisco Puga, con el que crearán 52 nuevos puestos de trabajo.

El Centro de innovación Aeroespacial (Cinae) todavía no está inaugurado, pero ya se ha definido que actividades acogerán los espacios. La intención es que Airbus se instale en las oficinas y trabaje junto a otras empresas. También con la incubadora de empresas. Zona Franca ha apostado en los últimos años por el talento de los jóvenes que salen de las facultades técnicas de la Universidad de Vigo o del sector naval y de la automoción.

En España se pueden encontrar instalaciones de producción de Airbus, Airbus Helicopters y Airbus Defence and Space. La más grande es la compartida en Getafe, desde la que vinieron ayer los integrantes de esta delegación, donde alrededor de 6.000 empleados trabajan con aviones militares y civiles.

La multinacional francesa es uno de los principales fabricantes de aviones del mundo y en sus plantas de España se generan el 64 % de los ingresos que tiene el sector aeronáutico en todo el país.

Fuente: La Voz De Galicia