El Sergas deniega el cambio a Povisa a 3.000 vigueses

El centro privado se queja de que «se cercena un derecho reconocido por la administración». Tendrá pacientes de centros que no estaban previstos

Y el hospital no está contento. El hospital privado ha difundido un comunicado en el que acusa «el incumplimiento por parte del Sergas del acuerdo alcanzado durante las negociaciones del concierto». Según el centro del Grupo Nosa Terra, el pacto era abrir la libre elección de hospital a toda el área sanitaria. Lo cierto es que el concierto dice que la libre elección se limita a los centros de salud de Cangas, Moaña, Nigrán, Baiona, Gondomar y «aqueles outros que a Administración determine do concello de Vigo». Así que la libre elección es un derecho que va por barrios.

En este caso, el Sergas se ha saltado su propia normativa. Para la libre elección, dictó una resolución a finales de octubre en la que restringía la posibilidad de cambiarse de hospital a los pacientes de los cinco municipios citados y a los de Vigo adscritos tradicionalmente a Povisa: Beiramar, Coia, Coruxo, López Mora y algunos cupos de Navia. Sin embargo, finalmente ha aceptado a ciudadanos que tienen el médico en Pintor Colmeiro y en el ambulatorio Nicolás Peña.

Para ello, ha fijado un nuevo criterio. Ciudadanos de todos los centros de salud de Vigo pidieron el cambio a Povisa. Pero solo se acepta si más de un 4 % de los pacientes del ambulatorio quieren estar en ese hospital privado. Así ocurre en Colmeiro y Nicolás Peña, que forman un solo servicio, por la cercanía al hospital de la calle Salamanca y la lejanía del Álvaro Cunqueiro. El Sergas argumenta que así se salvan los problemas de organización que conlleva que un médico tenga más de una referencia hospitalaria.

Por tanto, el Sergas fijó una norma que restringía el cambio de hospital a pocos centros. Algunos ciudadanos que no estaban en ellos pidieron también el cambio por si acaso. Povisa tramitó las solicitudes. El Sergas las estudió. Y, ahora, saltándose su propia norma, las aprueba.

El hospital privado cobra 540 euros anuales por cada paciente. Esa es la cuota que recibe del Sergas, independientemente de que el enfermo use mucho o poco sus servicios. Con los 137.068 cobrará 74 millones. El concierto fija un tope de 139.000, con el cual alcanzaría los 75 millones. 

El centro concertado lamenta que «a miles de personas que han solicitado cambiarse a Povisa se les haya negado ese derecho en virtud de unos criterios que no compartimos». El hospital manifiesta que nunca han existido problemas de gestión por la doble adscripción. Agradece también a los pacientes que los han elegido y a los 2.981 a los que no se les ha permitido cambiarse.Y advierte: «Cuando a unos ciudadanos se les da la posibilidad de elegir libremente su hospital y a otros no se establece un injustificable agravio comparativo y se cercena un derecho individual reconocido públicamente por la propia administración autonómica».

El Sergas destaca en un comunicado que hay una «mínima demanda global de cambio», que limita al 3,13 % sobre el total de 197.118 personas que podían escoger.

Fuente: La Voz De Galicia