La Marea llevará al gobierno local ante el juez por restringir la información

La popular Elena Muñoz lo considera «un intento de acallar a la oposición»

Las dos cuestiones claves que podrían terminar en los tribunales son las limitaciones de acceso a la información de los grupos políticos y las restricciones a la grabación de las sesiones. «O criterio de eficacia administrativa non pode limitar o acceso dos concelleiros aos expedientes e máis sine die», explica Pérez. En el reglamento se contempla que puede haber retraso en la entrega de documentación si en ese momento se está utilizando por los funcionarios. No aclara el tiempo que puede durar el retraso ni quién lo decide, algo que choca con el actual reglamento, que establece su entrega en cinco días sin cortapisa alguna.

Respecto a las grabaciones, la norma aprobada inicialmente prevé que los medios puedan grabar las sesiones, audio e imagen, pero siempre contando con «expresa autorización de la presidencia». «Hai sentencias que dan a razón a particulares para a súa gravación», advierte la Marea.

Al margen de estas dos cuestiones prioritarias, considera preocupante que no se garantice que los grupos van a tener una oficina donde trabajar en el Concello y recibir a colectivos «algo que xa ocurre en Baiona» siempre que el gobierno considere que no hay espacio disponible, y también el veto a los carteles. «Non pode equipararse que alguén agarre a un concelleiro coa exhibición de carteis. Ademáis, non van solucionar nada, salvo que un conflito se complique», aventuró el portavoz de la Marea.

Si la Marea piensa que los jueces pueden evitar que el reglamento se consolide en sus actual redacción, el PP piensa en denunciarlo en la FEMP (Federación de Municipios y Provincias), cuya presidencia ocupa Caballero. «Queremos que sepan lo que hace su máximo responsable, que no se parece a lo que hacen los demás concellos, políticas de puertas abiertas que aquí se quieren cerrar».

Ajeno a esta marejada, con la tranquilidad que da tener 17 de los 27 concejales, el alcalde ignora las denuncias de la oposición. «Es el más democrático de ningún ayuntamiento de España», se vanaglorió Caballero al conocer estos pronunciamientos. «Lo que quieren es que el público pueda montar lío llevando carteles. ¿Si lo apoyan aquí, por qué no piden que se cambie el reglamento del Parlamento y lo permiten allí también?», reclamó al PP. «La información es para todos y la transparencia total. Ya me gustaría que la Xunta tuviera el 10 % de la que tenemos nosotros». Como prueba, emplazó a la Marea a que pida en contrato en Santiago, «que no se lo darán mientras nosotros los colgamos en la web».

Fuente: La Voz De Galicia