Afectados por la secta de Oia corroboran ante la jueza los supuestos abusos

Una víctima se mantuvo «muy fuerte» en su declaración de esta mañana, según la abogada

Ana Reguera ha confirmado que las víctimas de la secta están recibiendo apoyo psicológico para poder reconstruir sus vidas. «Es una situación tremenda la que están viviendo y necesitan salir adelante y que alguien les ayude a recuperar una vida normal», ha explicado. Está previsto que a lo largo de la mañana de hoy declare otra persona afectada por la influencia que ejercía Miguel Rosendo en la casa madre de Oia, donde presuntamente abusaba sexualmente de sus principales colaboradoras a las que llamaba bastones y que se alojaban en una sala anexa a su despacho. 

Todavía hay personas que siguen bajo la influencia de la Orden y Mandato de San Miguel Arcángel. La abogada Ana Reguera ha manifestado que las familias que viven el aislamiento no luchan contra sus hijas, sino que las apoyan y están convencidos de que siguen sin tener una libertad total. «Hay una comunicación limitada con ellas, no se sabe si en un futuro conseguirán hablar con ellas, explicarles que ellos actúan por su bien, porque consideran que no tienen libertad de decisión, pero en televisión no se deben resolver estas relaciones», ha explicado esta mañana la abogada.

Con las dos declaraciones prestadas en el juzgado de instrucción número 1 de Tui finaliza la ronda de esta semana. Hasta el mes de junio está previsto que declaren 21 personas, todas ellas afectadas por la antigua asociación pública de fieles que gozaba de la máxima confianza del obispado de la diócesis de Tui-Vigo, que llegó a cederles un convento en Nigrán.

Fuente: La Voz De Galicia