La Virgen de la Roca de Baiona, ¿patrimonio de la humanidad?

La conocida plataforma de internet Change.org recoge desde ayer una campaña digital de recogida de firmas por la declaración de la Virgen de la Roca de Baiona como patrimonio de la humanidad por parte de la Unesco. La impulsa un joven madrileño con ascendencia en baionesa, que se declara tataranieto de uno de los trabajadores que levantaron el monumento "piedra a piedra". La iniciativa insta al Ministerio de Educación, Cultura y Deporte a promover la candidatura.

La Virgen de la Roca es, probablemente el monumento más conocido de Baiona.  Se construyó en granito sobre las rocas del monte Sansón por el arquitecto porriñés Antonio Palacios, autor de edificios y arquitecturas destacadas de estilo modernista. La obra, inaugurada en 1930, tiene 15 metros de altura y representa a la Virgen sosteniendo en su mano derecha una barca-mirador al que se accede por una escalera interior de caracol realizada en piedra. La cara y las manos de la Virgen son de mármol blanco, obra de Ángel García, y su corona fue construida en porcelana.

Hace dos años, la Virgen de la Roca se libró de los andamios que permitieron atender los achaques acumulados durante más de ochenta años de historia. La imagen volvía así a la vida después de recibir las primeras visitas de los turistas tras cuatro meses de cierre. Radiante, uno de los principales emblemas de Baiona junto a la réplica de la carabela Pinta y la fortaleza de Monterreal, recibió a sus primerass visitas que, por un módico precio de 1,50 euros, acceden a su interior por una escalera de caracol en piedra por la que ascienden hasta la barca-mirador que la Virgen sostiene con su brazo derecho.

Junto al monumento se levantó más tarde un parque recreativo de gran superficie, dotado de Vía Crucis, bancos y mesas de piedra, en el que se celebra el último domingo de agosto la popular romería dedicada a la Virgen.

Fuente: Faro De Vigo