Un hospedaje en faro Silleiro

El Concello de Baiona y el Puerto quieren aprovechar para el turismo las emblemáticas instalaciones, incluso con un museo

El menor de los faros, de unos 150 metros cuadrados de superficie, fue inaugurado hace justo 150 años y precisa de una rehabilitación integral. El mayor alcanza los 700 metros cuadrados, tiene dos plantas y se conserva en perfecto estado.

La Autoridad Portuaria de Vigo pretende poder abrir al público durante todo el año este último para que se puedan ver las piezas almacenadas, que en sí mismas forman ya un pequeño museo sobre el faro de Silleiro.

Actualmente ninguna de las dos plantas es utilizada por el técnico que se encarga del mantenimiento. Se reservarán las dependencias técnicas necesarias y se creará un acceso independiente a las mismas.

El proyecto contempla la adecuación de la parcela para uso turístico con zonas ajardinadas y áreas de estacionamiento. La intención es asegurar la viabilidad de estos monumentos, fomentando su uso, su cultura y el turismo de mar. «Se trata de un plan ambiciosos para dar uso a los faros, respetando su valor patrimonial», señala el alcalde, Ángel Rodal.

Proyecto de Fomento

Baiona aspira desde hace ya tres años a que el emblemático faro de Cabo Silleiro forme parte del proyecto del Ministerio de Fomento que pretende la concesión temporal de este tipo de instalaciones a las administraciones locales para su explotación hotelera. La idea inicial era construir un albergue.

Fuente: La Voz De Galicia