En el infierno a pesar de sumar 30

El Lalín mejoró en consecución de puntos y acierto ante la portería contraria, pero recibe más goles

¿Qué cifras atesora Alberto Pereira en esta vuelta con él en el banquillo? El Lalín sigue en el infierno pero atisba el purgatorio con el cielo de la salvación despejándose en el horizonte. En estos diecinueve partidos hubo un giro de 180 grados en múltiples facetas, cuyos frutos comenzaron a verse de forma paulatina. Los rojinegros cosecharon treinta puntos de los 57 posibles. En la etapa anterior con Francis Sixto fueron diez de treinta posibles en los quince encuentros que ejerció como técnico del Lalín. El porcentaje subió de un 33 % a más de 50 % conseguido, con el plus añadido de la racha actual, donde lleva cuatro victorias seguidas.

Otro aspecto donde cambió la dinámica, junto a la consecución de puntos, fue en la efectividad ante la portería contraria. Tan solo seis goles en quince partidos había sumado el Lalín antes de incorporar a Alberto Pereira, que supone una media de 0,4 tantos por encuentro. Durante la vuelta con el técnico ourensano se lograron treinta goles en los diecinueve encuentros. Supone un salto a una media de 1,5 dianas por partido, más del triple.

El cambio en el estilo de juego supuso asumir más riesgos en defensa y en este caso sí se produce un incremento en la media de goles recibidos por el Lalín. Fueron tan solo diecinueve en quince encuentros, que supone una media de 1,2 tantos encajados. En la era Pereira Tamayo los goles recibidos fueron 32 en diecinueve choque, que representan una media de 1,6. Tan solo cinco equipos en la Preferente Norte encajaron más dianas que los lalinenses. Por contra, a pesar de ganar efectividad ante la portería contraria, figuran entre los menos goleadores de la categoría. Tan solo el colista Monterrei tiene peores cifras, con treinta frente a 36 de los rojinegros.

Pero no podemos olvidarnos de otro logro en esta nueva etapa vivida por el Lalín. Hablamos de las relaciones con la Escola Fútbol Lalín. Si ya con Francis Sixto en esta temporada parecían haberse acercado posturas para que jugadores juveniles saltasen al primer equipo, con Alberto Pereira se consolidó y se plasmó por ejemplo en su protagonismo en los partidos de Copa Diputación. En las convocatorias tienen peso específico, así como sobre el césped, y consiguieron demostrar su valía ya que situaron al equipo en los octavos de final ante el todopoderoso Vilalonga. En liga también tienen un creciente papel.

En una plantilla interminable en cuanto a nombres, con salidas y llegadas constantes, intensificadas en la recta final, no faltaron algunas espinas de jugadores que casi ni llegaron a debutar, como el delantero ecuatoriano Edgar, u otros que apenas cuentan pese a su incorporación para reforzar al equipo. Pero los futbolistas poco a poco fueron creyendo en las opciones de salvación y están dando el máximo en ese objetivo, impensable casi hace unas semanas o meses. Ahora parecen depender de sí mismos aunque van a necesitar sumar al menos siete de los nueve puntos que restan. Todo un recto en el «añadido» a la primera vuelta de Pereira.

análisis Alberto Pereira completó una vuelta en el banquillo rojinegro

Atisbar el sueño de la promoción

La proyección de las cifras cosechadas con Alberto Pereira en el banquillo al resto de la temporada cambiarían de forma radical el panorama en la clasificación del Lalín. El técnico cogió al equipo con diez puntos en la penúltima posición y ahora marcha con 41 y está en el puesto 17º. Si la media de puntos se hubiese mantenido toda la liga como en la era Pereira, el Lalín estaría entre 61 y 62 puntos aproximadamente. Cifras casi de promoción, pues el Gondomar, cuarto ahora, tiene 63. Sin duda una campaña soñada.

Fuente: La Voz De Galicia