«La matemáticas pueden ayudar a sacar conclusiones para curar el cáncer»

La científica de la Universidad de Vigo ha ganado un premio con su equipo por un estudio sobre medición de tallas del percebe

-¿A qué se debió ese giro hacia los números? ¿La biología no terminó de convencerle?

-Bueno, estudié biología marina y me gustaba, pero como decía mi madre, ‘Jacques Cousteau os hizo mucho daño con aquellos documentales’. Cuando empecé la carrera me desilusionó un poco, de hecho dudé en cambiar a una ingeniería. Para hacer mi tesis doctoral empecé a profundizar en las matemáticas y colaborar con el departamento de Estadística de la Universidad de Vigo. También estuve dando clases de estadística durante años con lo cual de biología ya no tengo ni idea. Me da vergüenza cuando me preguntan.

-Usted es investigadora y su arma de trabajo son las matemáticas. ¿Estamos poco acostumbrados a que no solo se hace ciencia con una pipeta en la mano?

-Es cierto. No todos los avances tienen lugar en los laboratorios. En área como las matemáticas también investigamos, pero desarrollando nuevos métodos aplicables a un montón de asuntos. Igual que puedes calcular la media de altura en la población puedes medir otras cosas. En el caso del estudio premiado, se trataba de ver cómo evoluciona el crecimiento o la ganancia en peso del percebe (aunque vale para otras especies) y tras identificar el crecimiento máximo poder determinar la talla de captura óptima, que es 21,5 milímetros de longitud rostro-carenal (el ancho de la uña). Pero nuestra aportación principal no es biológica, sino estadística y de software, Es una metodología para tratar ese tipo de datos. La matemática hace mucho desarrollo teórico pero luego no tiene utilidad práctica. Queríamos que lo pudiese usar mucha gente y para eso desarrollamos un paquete de R (software estadístico de código libre) para que investigadores de otras áreas también lo aplicasen.

-¿Qué aplicación práctica se le puede dar al estudio en relación al percebe?

-A nosotros nos interesa mucho que la Xunta de Galicia supiese que este trabajo está hecho, porque en ese ámbito se funciona más por experiencia que por desarrollo matemático y yo no digo que esté mal hecho, solo que se sepa que están saliendo de la Universidad de Vigo estos estudios e igual se pueden aplicar.

-Pues aunque se apartó de la biología, no le queda muy lejos.

-Sí pero es casualidad y viene dado por el entorno, porque vivimos en Vigo. Colaboro con científicos de centros de investigación marina, como es el caso del equipo de Ángel Guerra, donde estudiamos la pesquería del pulpo en las Islas Atlánticas. En España cambiar de área es poco frecuente y muchas veces no muy valorado, sin embargo en países como por Estados Unidos, pioneros en investigación y transferencia, es habitual. Es más, se valora el cambio y la capacidad de aprendizaje multidisciplinar.

-¿Su trabajo actual en qué consiste?

-Ahora estoy dando clases de manera circunstancial en la Universidad de Vigo a la que estoy adscrita. Pero mi puesto es de investigadora post doctoral en el Centro de Matemáticas de la Universidad de Minho, en Guimarães. Trabajo en desarrollo metodológico sobre modelos para calcular la supervivencia en pacientes con cáncer, sida…

-¿Pueden las matemáticas contribuir a encontrar una curación para el cáncer?

-A investigar y sacar conclusiones mejores para encontrar una curación, claro que sí. La estadística ayuda a áreas afines además de las suyas propias.

De Vigo a Guimarães. Marta Sestelo pertenece a la Universidad de Vigo como investigadora, pero su puesto está en el Centro de Matemáticas de la Universidad de Minho, donde trabaja sobre modelos para calcular la supervivencia en enfermos.

Fuente: La Voz De Galicia