La Xunta eliminará los bloques de hormigón del carril bici entre Baiona y A Guarda tras el atropello mortal

La Consellería de Infraestruturas anunció ayer que eliminará los bordillos de hormigón que separan el carril bici de la PO-552 entre Baiona y A Guarda, unos elementos de separación muy cuestionados por los usuarios desde la apertura de la senda ciclista y que han provocado numerosos accidentes en los últimos años.

La medida, que según avanzó ayer la conselleira Ethel Vázquez se acometerá «próximamente», forma parte del paquete de mejoras de la seguridad vial que su departamento prevé implementar en esta carretera, escenario hace casi dos meses de un atropello múltiple en el que falleció un ciclista y otros siete resultaron heridos.

La eliminación de los bloques de hormigón «irá acompañada de medidas específicas para la protección del peatón», señaló Vázquez, quien recordó que el diseño actual de la calzada «no es de consenso» y que la consellería busca una remodelación que evite que vuelvan a producirse accidentes como el del pasado mes de marzo.

Ethel Vázquez anunció la iniciativa tras una reunión en A Coruña con el delegado del Gobierno, Santiago Villanueva, el secretario xeral para o Deporte, José Ramón Lete, el presidente de la Federación Galega de Ciclismo, Juan Carlos Muñiz, y responsables de la DGT y de la Guardia Civil de Tráfico. En ella se abordó la puesta en marcha de una campaña de información a conductores y de controles a ciclistas en la que los agentes de la Guardia Civil de Tráfico van a repartir 1.000 cortavientos reflectantes entre los ciclistas. Esta campaña se desarrollará durante la semana del 9 al 15 y en los dos fines de semana siguientes.

Cinco años de advertencias

La Administración autonómica toma en consideración ahora las advertencias sobre los riesgos del vial que los usuarios llevaban haciendo cinco años, un tiempo en el que se han sucedido incidentes más o menos graves como el que en octubre de 2012 se saldó con dos ciclistas heridos, que cayeron sobre los separadores de hormigón al tratar de esquivar a un gato que se cruzó en su camino.

Con todo, el accidente más grave hasta este año ocurrió en junio de 2014. En él se vio implicado un vehículo que al realizar un cambio de sentido arrolló a ocho deportistas, entre ellos la triatleta Aida Valiño, en la parroquia de Viladesuso, en Oia.

Fuente: Faro De Vigo