Gondomar devuelve el doble sentido al vial de Chaín con amenaza de derrumbe

El gobierno municipal de Gondomar ha recuperado el doble sentido de circulación en el Camiño do Laranxo. El vial, que conecta varios barrios de la parroquia de Chaín con la carretera de Vincios, llevaba poco más de un año con una única dirección ascendente ante el peligro de derrumbe de un tramo de la calzada. Diversos desprendimientos en el talud anexo de unos 15 metro de altura, propiedad de la empresa Hormigones Gondomar, hicieron que se desplomase un lateral del firme y se estrechase considerablemente.

Las quejas vecinales por los rodeos kilométricos que implicaba la dirección única han llevado al alcalde, Paco Ferreira, y al concejal de Seguridad, Juan González, a tomar la decisión de retomar el doble sentido. Para evitar riesgos, explica el regidor, los operarios municipales han señalizado el tramo en peligro, de unos 50 metros, para evitar que se crucen dos vehículos. Tendrán preferencia los que rueden en sentido ascendente y los que bajen, se encontrarán con un ceda el paso.

Se trata de una medida provisional, recalca Ferreira, mientras no se resuelva el conflicto con la fábrica. Según señala el alcalde, los informes técnicos municipales aseguran que la empresa debe construir un muro de contención para evitar más desprendimientos en su propiedad. Después de décadas de gestiones sin éxito, el Concello dará un ultimátum a la compañía, anuncia el regidor. «Ou levanta o muro de contención, ou acudiremos á vía xudicial», advierte. Los servicios jurídicos del Ayuntamiento valoran interponer una demanda contra la empresa, o bien solicitar una orden judicial para ejecutar la obra de forma subsidiaria. Es decir, realizar los trabajos que considera «de interese xeral para protexer a integridade dos usuarios» y cargar después los gastos a los titulares de la firma hormigonera.

Fuente: Faro De Vigo