La falta de medios genera esperas de hasta dos horas por una ambulancia en Baiona

Al menos ocho vecinos de Baiona han esperado más de una hora a que los recogiesen ambulancias durante los últimos dos meses, «Algúns incluso ata dúas horas», asegura el portavoz del PSOE local, Rafael Lores. Tras recoger diversas quejas por parte de los usuarios, su grupo municipal recuperará el debate sobre la precariedad del servicio en la villa en el próximo pleno, previsto el próximo jueves, día 12. Propondrá a la Corporación municipal que exija a la Consellería de Sanidade, dirigida por el exalcalde baionés Jesús Vázquez Almuiña, la dotación «adecuada» de medios «para non por en risco a asistencia urxente en caso de emerxencia».

Los recortes afectan al servicio de traslados sanitarios desde hace casi cinco años en la comarca, que ya solo contaba entonces con dos vehículos asistenciales, ninguno medicalizado. El 061 restringió el servicio nocturno de la ambulancia con base en Baiona en septiembre de 2011. Una medida que ocasionó una protesta vecinal por el centro de la villa y una recogida de firmas sin éxito. Desde aquel momento sigue operando de 10.00 a 22.00 horas de domingo a jueves y 24 horas solo los viernes y sábados.

La otra, ubicada en el centro de urgencias de A Xunqueira, en Nigrán, se ocupa de los tres municipios del Val Miñor y de Oia en horario nocturno entre semana. Un solo vehículo atiende así a una población de 50.000 personas por la noche y a primera hora de la mañana. Una cifra que duplica las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que aconseja una unidad asistencial por cada 25.000 habitantes.

En caso de que la única ambulancia operativa en la zona esté ocupada, realizando un traslado a Vigo o bien atendiendo una urgencia en el propio entorno, las esperas se prolongan, tanto desde los domicilios como desde el centro de salud. Así lo atestiguan las quejas de los afectados recabadas por los socialistas. «Tras preguntar polo motivo da tardanza, a contestación recibida en todos os casos, foi que a ambulancia se atopaba en vigo facendo un servizo», explica Lores.

«Históricamente, vense manifestando dende o Val Miñor a necesidade de manter unha ambulancia medicalizada a tempo completo, feito que nunca se chegou a dar. Entendemos que a a situación actual resulta cando menos terceiromundista e irresponsable por parte das autoridades sanitarias», recalca.

Fuente: Faro De Vigo