Los transportistas urgen un párking vigilado para evitar la oleada de robos

Reclaman un estacionamiento cerca de la autovía entre O Porriño y Mos

Ramón Alonso explica que el aparcamiento vigilado «no es un capricho». Recuerda que los transportistas están obligados por ley a descansar 45 minutos cada 4 horas y a parar 9 horas de noche. «A día de hoy estamos igual que en el tercer mundo en cuanto a estos servicio», indica Alonso. Hace hincapié en que Vigo y los parques empresariales de su entorno precisan de la logística adecuada para poder competir en materia de transporte por carretera y que el tráfico es cada vez más elevado. Solo por la autovía A-55 en el tramo entre Vigo y O Porriño, circulan una media de 2.500 al día. Fegatramer defiende su viabilidad como negocio «porque mejora la competitividad y la zona entre Porriño y Mos es un punto estratégico de transporte de carretera». Como ejemplo aportan las estadísticas del recinto habilitado cerca de Guixar. «Tiene capacidad para 500 vehículos y está lleno todas las noches». «Es viable y hay terrenos desde Cans hasta Bembrive, si lo hacen nosotros asumimos los servicios de reparaciones rápidas, restaurantes y duchas». «Se completaría con una APP que permita a los transportistas en ruta localizar el aparcamiento y reservar una plaza», señala. Los robos son casi a diario aunque como son en ruta no se suelen denuncia. «Roban la carga, el combustible o los accesorios y, si te hacen perder un día, pueden perder todo el trabajo. La presencia de la Guardia Civil es lo que los disuade», explica el presidente de la federación. Lo peor suelen ser los daños colaterales. «Porque destrozan los depósitos o el asfalto. En mi empresa robaron otra vez hace unos meses el combustible de los camiones y son 1.500 euros de pérdidas cada vez», afirma.

Jabalíes en la autopista y en Puxeiros

Otro de los problemas de seguridad vial en la zona es la irrupción de animales salvajes en la calzada. El domingo se produjeron dos siniestros por alcance de jabalíes en el que no hubo daños personales pero sí materiales y uno de los animales murió. El jabalí consiguió acceder a la autopista y un vehículo no pudo evitarlo a la altura de Baiona. El otro accidente por colisión fue en Puxeiros. foto rubens

Fuente: La Voz De Galicia