Nigrán cierra el único local de copas de Panxón por falta de licencia

El gobierno municipal de Nigrán ha ordenado a la Policía Local un control exhaustivo al único local de copas de Panxón para evitar que abra sus puertas este verano. Se llama Le Chapeau y está ubicado en el número 1 de la Rúa Mariñeiro, junto al puerto pesquero. Según asegura el concejal de Urbanismo e Medio Ambiente, Diego García Moreira, carece de licencia y acumula numerosas denuncias vecinales por exceso de ruidos. El negocio afirma "tener todo en regla" tras realizar unas obras y espera arreglar el asunto para poder retomar hoy mismo la actividad con un concierto. Lo anuncia en las redes sociales y lo confirma su relaciones públicas, Alejandro Pérez.

Fue el pasado verano cuando los actuales propietarios del bar reabrieron sus puertas tras varios años cerrado. Solicitaron una licencia nueva, dado que la anterior estaba suspendida y presentaron un compromiso responsable de adaptación del bajo a los requisitos legales que le exigía el Ayuntamiento en relación a la insonorización y a la accesibilidad. El edil afirma que el establecimiento no ha cumplido y que "despois de levar a cabo varias maniobras xurídicas, finalmente xa lle caducou a documentación presentada". Así que se le advirtió en primavera de que no podría volver a la actividad y se le abrieron expedientes sancionadores que "poden rematar en multas elevadas por reincidencia",puesto que estuvo activo en las fiestas de San Xoán pese a haber recibido el aviso municipal.

Paralelamente a los trámites administrativos, el pub acumula "numerosas denuncias" por parte de vecinos de la zona por exceso de ruidos. "Foi desaloxado varias veces pola Policía Local", subraya el concejal, quien muestra su "comprensión e solidariedade cos afectados" y les agradece la "paciencia co propio negocio e coa burocracia, que nestes casos é moito máis lenta do que quixeramos".

Esta noche se presenta tensa. La Concellería de Urbanismo e Medio Ambiente ha ordenado a los agentes locales que impidan la apertura del negocio. Pero el representante del mismo espera lograr que el departamento municipal deponga su decisión. "Mañana mismo [por hoy] llevaremos al Concello el proyecto del arquitecto y demostraremos que las obras están realizadas", explicó ayer Alejandro Pérez, quien insiste en que "siempre hemos colaborado cuando la Policía nos ha mandado cerrar y queremos cumplir con la legalidad".

Fuente: Faro De Vigo