Gondomar saca adelante el concurso de la basura con los votos de parte de la oposición

El pleno del Concello de Gondomar dio ayer tarde luz verde al concurso del servicio de recogida de basura, limpieza viaria y punto limpio, logrando el alcalde, el socialista Paco Ferreira, una holgada mayoría. Junto a los cuatro concejales del PSdeG-PSOE, votaron a favor los cuatro ediles del PP y los tres de IxG, en la oposición municipal, que realizaron aportaciones a los pliegos.

En contra votó CABE, ya que este partido defiende la remunicipalización del servicio y está en contra de su gestión indirecta.

Por ultimo, Manifesto Miñor, que forma parte del gobierno local -3 ediles- se abstuvo, al manifestar que el servicio del Punto Limpio debería ir separado.

El concurso permitirá que el Concello pueda mejorar el servicio de recogida de basura en las calles, con contenedores nuevos y nuevos vehículos y además que se implementen servicios como la limpieza viaria, prácticamente inexistente en este momento.

El alcalde se mostró satisfecho del resultado de la votación y agradeció las aportaciones y apoyo de PP e IxG. Ferreira defendió que se puede llegar a acuerdos por encima de los posicionamientos ideológicos, en beneficio del pueblo.

Así defendió que piensa seguir intentando aproximar posturas con los otros grupos, no solo cuando sea necesario para aprobar un punto, "sino cuando es necesario para Gondomar".

El contrato que se saca a licitación trata de terminar con 8 años de la situación irregular de dos servicios, sin ningún tipo de amparo legal, con pagos que superan con creces las competencias de la alcaldía pero que, por otra parte, al tratase de un servicio básico, no puede parar de prestarse.

La licitación supone 774.950 euros anuales y el contrato será por cuatro años con posibilidad de dos prorrogas de un año cada una.

La empresa que se quede con la gestión debe hacerse cargo de los trabajadores con los que actualmente cuenta el mismo, la mayoría en la empresa Geseco, que es la responsable de la recogida.

Una de las cuestiones que se plantearon durante el estudio de las posibilidades, fue la remunicipalización del servicio, esto es que dejase de ser prestando por una empresa externa y fuese gestionado directamente por el Concello, que es la propuesta defendida por Cabe, pero no se vió posible.

Fuente: Faro De Vigo