Sanidade cuestiona el campo de golf por falta de garantías de suministro de agua

El proyecto de campo de golf que el Concello de Baiona plantea en Baredo no garantiza su propio suministro de agua sin recurrir a los acuíferos del entorno. No solo lo afirman los vecinos de la parroquia que ven amenazados los manantiales de los que se surten sus hogares a través de una red privada propia. Técnicos de la Xunta también dudan de que el complejo deportivo, tal y como está diseñado, pueda autoabastecerse. El informe de la Dirección Xeral de Saúde Pública, organismo de la Consellería de Sanidade que dirige el exalcalde baionés Jesús Vázquez Almuiña, es claro. "Non se considera válido o sistema de abastecemento de auga de consumo humano", indica. El motivo: la falta de previsión del documento.

El polémico Plan Especial de Dotacións e Infraestruturas das Costeiras propone varias balsas de recogida de lluvia y un pozo. Para construirlo, señala que su localización se elegirá de modo que no incida en los manantiales aprovechados por la comunidad de aguas de Baredo. El informe de Saúde Pública considera que esta información "é insuficiente, xa que se descoñece a viabilidade de construción deste pozo, xa que non se realizou ningún estudo de existencia de auga subterránea susceptible para o consumo humano".

Aunque existe la posibilidad, apunta la evaluación del departamento autonómico, de que al agua que utilicen los usuarios de las instalaciones pueda proceder de cualquier origen, incluso pluvial, recalca que "non se aporta a información sobre os posibles contaminantes que pode levar concentrados procedentes das diferentes actividades a desenvolver no entorno" ni sobre su sistema de tratamiento.

El informe echa en falta además una "valoración dos impactos sobre a calidade do aire, o ruído e de posibles efectos sobre o chan e as augas de contaminantes". Se refiere a los aceites, combustibles, estiércol de la instalación hípica o incluso aguas de limpieza y apunta a la necesidad de tomar medidas para corregirlos. Advierte incluso de la necesidad de un control bacteriológico de las aguas de escorrentía que se utilicen para regar por el riesgo de proliferación de legionella.

Saneamiento sin dimensionar

Respecto a la red de saneamiento del complejo deportivo, que en principio se conectaría a la red general de Baiona, la evaluación sanitaria avisa de que "debe valorarse se os caudais de produción estimados se axustan ao dimensionamento e a capacidade do sistema de tratamento das augas fecais".

Apunta asimismo a la necesidad de ejecutar las construcciones con ventilación suficiente para evitar las altas concentraciones de gas radón, dado que se trata de una zona geográfica considerada de categoría 2, la más alta en el mapa de exposición a dicho gas.

Fuente: Faro De Vigo