El Obispado apuntala el local parroquial de Priegue por riesgo de derrumbe

n

El local parroquial de Priegue amenaza con caerse y el Obispado Tui-Vigo ya ha tomado medidas para evitar que se derrumbe sobre el vial contiguo, la Rúa Don Marcial. Lo ha apuntalado por completo a la espera de la reparación, mientras el Concello de Nigrán ha colocado vallas protectoras para evitar cualquier riesgo a los vecinos que circulan por la zona a pie o en coche.

Las grietas que presentaba el inmueble se ensanchaban cada vez y más y los vecinos del entorno llegaron a temer que se desplomase y causase daños a algún viandante o vehículo, así que alertaron hace unos días al Ayuntamiento. Policía Local y técnicos municipales examinaron el inmueble, confirmaron el riesgo y recomendaron actuar con urgencia para estabilizar las paredes. De manera que el Obispado contrató una empresa para estabilizar el inmueble.

Hacía semanas que el párroco, Juan Carlos Sendón Fojo, venía avisando a los fieles desde el púlpito del asunto y de los costes de reparación. "Las paredes, sobre todo la frontal, tiene unas grietas tremendas que amenazan ruina, pero no ha llegado a caer nada", explicó a este diario.

Tras los trabajos para evitar que la construcción se venga abajo, Juan Carlos Sendón prevé poner en marcha la reparación "cuanto antes". Según explicó a este diario, el proyecto para reconstruir el local ronda los 14.000 euros y la parroquia "tendrá que endeudarse para sacarlo adelante". De manera que el sacerdote llama a los feligreses a colaborar.

La casa, construida a mediados del pasado siglo, se utiliza únicamente como almacén desde hace dos años, debido a su deterioro. Hasta entonces, los niños de la parroquia se preparaban allí para la primera comunión. Y es que el edificio, que dispone de dos pequeñas salas y un baño, se creó en su día para albergar toda clase de encuentros de fieles, desde la catequesis a la adoración nocturna, pero quedó limitada a la formación de los pequeños desde que se creó el actual centro parroquial, hace aproximadamente tres décadas.

Los daños que presenta la estructura llevaron a la administración diocesana a barajar el derribo, pero finalmente esa opción quedó descartada. "La gente me dice que la casa fue hecha deprisa y que la cimentación no es muy fuerte. Además, la carretera de al lado ha incrementado mucho el tráfico de vehículos pesados en los últimos años y eso repercute en su estabilidad. Pero creemos que lo mejor es conservarla porque siempre puede tener alguna función", indicó el párroco.

Sendón tiene un proyecto para darle utilidad. "Estamos intentando crear Cáritas parroquial en Priegue y la casa podría servir para almacenar los alimentos y la ropa para las familias necesitadas. No es nada firme, pero es una buena posibilidad", comenta.

n Fuente: Faro De Vigo