Gondomar ultima los detalles para llenar sus calles de color

Las asociaciones participantes en la elaboración de las alfombras florales de Gondomar se encuentran ya en la recta final antes de la gran noche tras tres semanas de intensos trabajos, y es que en poco más de 24 horas las calles de la villa condal se teñirán de colorido para recibir a la procesión del Corpus Christi. Este año notaron un repunte en la mano de obra joven, aseguran que es una manera de mantener viva una tradición que va pasando de generación en generación durante décadas. 
nLos miembros de las agrupaciones se aglutinan en la carpa instalada en la alameda por el Concello para el deshoje de la mimosa, mirto e hinojo, que dan a las composiciones las diferentes tonalidades de verde durante jornadas que superan las seis horas diarias. Ya durante hoy y mañana será el turno de las flores, más frágiles. Además, según explicaron, lo que consiguen dejándolas para el final es que mantengan la máxima frescura y viveza en sus colores. Irene Pereira, de la Asociación de las Mujeres Rurales de Gondomar y al mismo tiempo una de las coordinadoras de la iniciativa, explicó que es en estos días cuando reciben más ayuda de los vecinos llegando a reunirse más de 50 personas por jornada. “Parece que el verde no gusta tanto como los colores vivos”, matizó. Aun así hizo un llamamiento a la colaboración ya que “toda ayuda es bien recibida”. Pereira afirmo que en esta edición notaron un bajón en cuanto al número de participantes respecto a otras ediciones. Por otra parte la escasez de flores debido a la climatología les obligo a tirar de ingenio y buscar sucedáneos. La mayoría  de ellos procedentes e corteza de pino triturada, paja y serrín teñidos de rojo, naranja, amarillo o azul. 
nComo en años anteriores cuentan con la colaboración directa del Concello que les da una subvención de 3.000 euros para adquirir 25.000 tallos de flores rojas, amarillas y blancas, mientras que el resto recibieron 800 euros por alfombra. La noche de hoy viernes el alcalde Francisco Ferreira y la concejala de Cultura, Nuria Lameiro, les acercarán roscas a la carpa de la Alameda mientras que en la del sábado la tradición manda chocolatada acompañada del mismo dulce, que también corre por cuenta municipal. Actualmente todos los participantes tienen los ojos puestos en el cielo ya que la predicción meteorológica para la última noche es bastante inestable, aunque según adelantó Lameiro que tienen previsto trabajar en los tapices “siempre y cuando las inclemencias no sean severas”.
nEn total serán cinco las agrupaciones encargadas de forrar las calles de la villa, cuatro de ellas a lo largo de las calles Eduardo Iglesias y Ángel Urzáiz. La Asociación  Galiñeiro de Vincios extenderá su tapiz a la altura de la confitería Xuntos, la de Gaitas de Couso lo hará en el cruce con Elduayen, la de Vecinos de Mañufe delante de la sucursal de Abanca y el Club de Patinaje Artístico Gondomar delante del Concello. Por su parte la Asociación de Mujeres Rurales San Bieito de Gondomar hará la más extensa de las cinco, partiendo desde el obrador de rosquillas Cristaleiro en rúa Párroco Carlos Fernández hasta las puertas del templo dedicado a San Benito. 

n Fuente: Atlántico