Treinta fuentes de Camos y Chandebrito recuperan la potabilidad tras los incendios

n

La contaminación por ceniza de las fuentes de Camos y Chandebrito ya es prácticamente agua pasada ocho meses después de los incendios. Los últimos análisis encargados por el Concello de Nigrán constatan que treinta manantiales de dichas parroquias han recuperado la potabilidad, aunque todavía hay seis que no son aptos para el consumo. Se trata de los de Escampado, levada, Reboreda, Río, Pracíns de Abaixo e Regueiro.

Pocos días después del desastre del 15 de octubre, el Ayuntamiento recomendó a los vecinos no utilizar el agua de las fuentes. Había realizado analíticas de las 21 que funcionaban pese a los efectos de la sequía y todas estaban contaminadas. Tras un invierno y una primavera de copiosas lluvias, los 36 acuíferos han recuperado el caudal, que vuelve a ser potable en 30 de ellos.

Después de informar a los colectivos vecinales, el Concello señalizará los manantiales y los controlará de forma periódica para mantener informados a los usuarios.

La oleada de incendios dejó a las dos parroquias en seco durante semanas. Las traídas vecinales resultaron dañadas por el fuego y, mientras duraron los trabajos de reparación por parte de las comunidades de aguas, el Ayuntamiento surtió a los hogares con más de 70.000 litros. Llenó los depósitos con camiones cisterna para garantizar el abastecimiento de los hogares y envió miles de botellas para el consumo humano.

n Fuente: Faro De Vigo