El Val Miñor busca socorristas contrarreloj para izar las banderas

El organismo encargado de la gestión de las banderas azules, Adeac, trabajará conjuntamente con Nigrán y Baiona para buscar una solución a la escasez de socorristas y que en la actualidad impide llevar a cabo el izado de los distintivos en ocho arenales de la comarca. Por otra parte la empresa privada descarta poner un plazo máximo para que los símbolos de calidad ondeen en las playas miñoranas, aunque recalcaron que es muy importante que no las enarbolen antes de subsanar el problema sino se verían en la obligación de retirarlas, tal y como pasó en 2017.  
nEl alcalde de Nigrán, Juan González, y la concejala de Medio Ambiente de Baiona, María Iglesias, llevan trabajando a contrarreloj y de manera coordinada desde la entrada oficial de la temporada alta  para cubrir las 23 plazas necesarias y que de esta manera Adeac dé luz verde al levantamiento de banderas. Aunque el regidor nigranés recalcó que la situación es bastante complicada, hoy (por ayer) cuentan con dos posibles incorporaciones tras presentarse al cuarto concurso convocado el pasado fin de semana y cuyo plazo de presentación finaliza el jueves 12 de julio. Actualmente se encuentran a la espera de los resultados para saber si los candidatos son aptos para el puesto, aunque González se mostró muy optimista al respecto. “No tenemos la respuesta en firme de los examinadores aunque contamos con que hayan pasado las pruebas y comiencen a trabajar lo antes posible”, mantuvo. 
nAdeac, por su parte, se comprometió a colaborar con los dos ayuntamientos para buscar a empresas externas encargadas de gestionar este tipo de servicios tanto dentro como fuera del territorio gallego. En la mañana de ayer tanto Iglesias como González mantuvieron una reunión telefónica con el vicepresidente de la entidad privada, José Palacios, y que afirmó ser conocedor de la problemática a la que se enfrentan. Por ello, según explicaron, serán más laxos al respecto con lo que por ahora no habrá un plazo máximo para levantar los estandartes. Pese a la crisis de socorristas, el regidor nigranés se mostró muy satisfecho con los trabajos llevados a cabo hasta el momento en colaboración con el municipio vecino tras afirmar ambos apuntan hacia la misma dirección “como si de un mismo gobierno se tratase”. En este sentido los representantes de Baiona y Nigrán mantienen que “pase lo que pase la prioridad seguirá siendo la seguridad en los arenales frente a los distintivos”, y que si es necesario renunciarán a ellos ante las autoridades competentes. “Actualmente tan solo la playa de Frades se mantiene sin vigilancia, las demás están cubiertas con refuerzos de Protección Civil”, mantuvo el regidor. 

n Fuente: Atlántico