El Erizana saldrá a la calle el lunes para exigir la reapertura de O Aral

El campo de fútbol de O Aral sigue cerrado por obras dos meses después del inicio de la temporada y el Erizana se echa a la calle para exigir "a quien corresponda" una solución urgente que evite los desplazamientos para jugar y entrenar a sus 200 deportistas y sus familias. Cerca de un centenar de socios acordaron ayer en asamblea convocar una protesta el lunes a las 18.00 ante las instalaciones deportivas clausuradas. El acto comenzará con una concentración y está previsto que los asistentes formen una cadena humana por las calles del casco histórico baionés hasta las puertas del Concello.

La reforma del estadio, promovida por el Ayuntamiento con una inversión de 245.569 euros con cargo a una subvención de la Diputación sigue pendiente de la instalación de la pista de atletismo alrededor del terreno de juego, ya terminado. Al parecer, es el material de dicha pista el que falta para terminar los trabajos, pero los jugadores y padres ya están hartos de esperar. El cierre del campo les supone viajes diarios a Oia, Vilariño y Baredo, ya que el campo de Val de Martín se encuentra impracticable después de dos meses de uso diario.

Habían iniciado esta misma semana las movilizaciones con una suspensión de los entrenamientos de las categorías inferiores. Pero los asistentes a la reunión de ayer en el auditorio V Centenario aprobaron retomarlos "por el bien de los niños", además de iniciar una campaña de recogida de firmas y realizar una presentación masiva de reclamaciones individuales en el registro municipal.

Reclaman que se les permita acceder al campo con medidas de seguridad provisionales a falta de que las calles para correr, la grada y el marcador electrónico que faltan queden listos. "No se entiende cómo es posible que abrieran el puente de Rande para la foto y para subir el peaje cuando no estaba terminado y un campo de fútbol como el nuestro no", manifestaron ayer en la asamblea directivos del club. "Esto es un problema social que afecta a 200 familias y tiene una solución política. Nos da igual quién lo resuelva, pero que lo hagan ya", clamaron.

n Fuente: Faro De Vigo