Vitrasa y Concello de Vigo desmienten que el bus urbano llegue a Gondomar

Los autobuses de la línea 7 de Vitrasa no han llegado a Gondomar como anunció el alcalde, Francisco Ferreira, el pasado fin de semana. Lo deja claro el propio mapa publicado en la web oficial del Ayuntamiento gondomarés, que sitúa las nuevas paradas publicitadas por el regidor en Vigo, pero también lo confirman desde la concesionaria del servicio, Vitrasa, e incluso desde el Concello de la ciudad olívica. Se trata de un "bluf", según la Asemblea Veciñal por un Transporte Digno, cuya portavoz, Manuela Rodríguez, sostiene que "en ningún caso o achegamento de Vitrasa ía resolver o grave problema do transporte en Gondomar".

La comunicación con Vigo es un viejo problema del municipio. Sigue fuera del plan de transporte metropolitano de la Xunta, por lo que sus vecinos no pueden gozar de los descuentos que ofrece a los viajeros, y sufre constantes recortes en las líneas por parte de las dos concesionarias que allí operan, cuyo conflicto de intereses impide incluso llegar en el mismo autobús desde la estación gondomaresa a la viguesa a los usuarios desde hace décadas.

El comunicado que el alcalde emitió el sábado incidía en la mejora del transporte público a Vigo que supondría la llegada de Vitrasa a Vincios y aseguraba que los buses urbanos que comunican las parroquias viguesas de Zamáns y Valladares con la céntrica plaza de España pararían en el polígono de A Pasaxe desde el lunes, gracias a la creación de dos nuevas paradas en las inmediaciones de la planta de Borgwarner, una en la entrada al barrio de A Fraga, en Vincios, y otra en la rotonda próxima. Solo una está colocada en el número 20 de la Estrada de Zamáns. La otra sigue "pendente de negociacións coa dirección de Borgwarner que non permite colocala diante do seu muro e co Concello de Vigo", admitió ayer Ferreira.

La cuestión es que ninguna de ellas se sitúa en terrenos de Gondomar, según los planos y la señalización de la carretera en la que se sitúan, y también según fuentes de Vitrasa. "Nuestros autobuses no pueden salir del término municipal de Vigo", indicaron ayer. Las nuevas paradas responden a una ampliación de la línea 7 que la empresa puso en marcha esta semana desde el Alto de A Garrida hasta el Camiño Pinal.

Ferreira agradecía en su anuncio el esfuerzo del gobierno de Vigo, "muy en especial a la concejala de Transportes, Ángeles Marra, por su implicación en la mejora del transporte público de viajeros en Gondomar y Vigo". La edil viguesa se mostró ayer reacia a pronunciarse sobre el asunto, pero sí aclaró que "no es cierto" que las paradas estén en Gondomar. "Yo puedo responder por mis competencias y mis competencias están en el municipio de Vigo,", recalcó.

Pese a los desmentidos y a las críticas que le han llovido a lo largo de esta semana a través de las redes sociales por el asunto, Ferreira mantenía ayer que "a parada está no límite con Vincios e beneficiará a moitos veciños do barrio da Fraga", aunque sus casas se encuentren a cientos de metros. No obstante, aseguró que seguirá trabajando en el tema para "conseguir que Vitrasa chegue ata o centro de Vincios, ata a rotonda de Arcos". "As concesións de liñas rematan en 2019 en toda Galicia e este é o momento de conseguir melloras", añadió.

Mientras tanto, la plataforma vecinal en defensa del transporte tiene claro que "Vitrasa non pode entrar en Gondomar porque as outras concesionarias non o permitirían" y que las nuevas paradas "só benefician aos traballadores de Borgwarner de Vigo, como é lóxico, porque nós non podemos pedir que o transporte urbano de Vigo nos solucione os nosos problemas. Os veciños de Gondomar teriamos que coller outro bus para chegar ata alí, o que suporía dous billetes, sería absurdo", explicó la portavoz.

n Fuente: Faro De Vigo