La gasolinera de Porto do Molle, a punto de abrir año y medio después de acabar las obras

Hace año y medio que la estación de servicio de Porto do Molle está terminada y su apertura llegará por fin en cuestión de semanas. Técnicos municipales certificaron en los últimos días que las instalaciones cumplen con lo previsto y el Concello de Nigrán está a punto de concederle la licencia, según informa el alcalde, Juan González. Así que la gasolinera podrá entrar en funcionamiento con un taller, una área de lavado de coches y una cafetería-restaurante y con en torno a una veintena de puestos de trabajo, según las previsiones de la empresa propietaria, Combustibles del Noroeste S. A.

Se trata de una de las noticias más esperadas por los cerca de dos mil trabajadores del parque empresarial nigranés y sus 120 empresas, que no contaban con un servicio cercano para surtirse de combustible. Pero también para los vecinos del Nigrán en general, ya que la única estación de servicio existente en el municipio se encuentra en Priegue, cercana al límite con Vigo.

Segunda estación de servicio

La próxima concesión de la licencia de actividad por parte del Ayuntamiento a la gasolinera, que comenzó a construirse en 2014, coincide con la aprobación esta misma semana, por parte del comité ejecutivo del Consorcio de la Zona Franca de Vigo, de la venta de una parcela a la compañía Petro Meeting Point para instalar la segunda estación de servicio del parque empresarial nigranés.

Aunque con mucho más retraso del pretendido, la primera abrirá sus puertas entre finales de este año y principios del siguiente, después de cuatro largos años de trámites y correcciones.

El primer proyecto presentado por Combustibles del Noroeste al Ayuntamiento de Nigrán diseñaba una zona de surtidores, con taller y lavado y con una construcción al lado de bajo y una planta, dedicada enteramente a la hostelería, según explica el concejal de Urbanismo, Diego García Moreira. Fue el año pasado cuando la sociedad requirió un modificado para cambiar el uso del piso superior del inmueble y destinarlo a oficinas.

Tras ejecutar diversas obras en el interior, la compañía solicitó la licencia de apertura el pasado septiembre, pero los técnicos municipales informaron desfavorablemente al encontrarse en una inspección con desajustes con los planos aportados, señala el edil. Donde se preveían oficinas aparecían estancias con baños individuales y la oficina municipal de Urbanismo requirió a la empresa correcciones para dar luz verde, apunta. Finalmente, os funcionarios comprobaron esta semana que todo figura en orden y el gobierno municipal espera que los informes restantes -de la ingeniera y del secretario municipales- estén listos "canto antes" para otorgar el permiso.

n Fuente: Faro De Vigo