Baiona aprobará los presupuestos al impedir votar a la edil que dejó al PP en minoría

La Corporación de Baiona dará luz verde a los presupuestos de 2019, de 8,8 millones de euros la próxima semana. Pese a quedarse en minoría tras la dimisión y paso a la oposición de la concejala Beatriz González, el PP dispondrá de los votos suficientes para aprobar el proyecto económico del año que viene. El alcalde, Ángel Rodal, convocó ayer el pleno para el viernes, 23 de noviembre, tras recusar a la citada edil en base a un informe de la secretaria municipal, que certifica su deber de ausentarse en la votación ante el "interés personal" que supone la amortización en las cuentas de la plaza de jefa de prensa que ostenta su hermana.

La ausencia de la concejala dejará al grupo de gobierno popular con ocho votos. Si los grupos de la oposición, que suma otros tantos, rechazan en bloque la propuesta económica, será el alcalde el que deshaga el empate con su voto de calidad y las cuentas municipales quedarán aprobadas,

Rodal firmó ayer mismo la resolución que veta a González en la votación. Lo hizo 9 días después de que la concejala anunciase su baja en el PP y su renuncia a las responsabilidades de gobierno, pasando a formar parte de la Corporación como edil no adscrita, por desavenencias con el resto del equipo. Su marcha a la oposición se había producido en vísperas de la fecha inicial fijada por el alcalde para el debate presupuestario, el pasado jueves. Así que la portavoz del grupo popular, la teniente de alcalde y concejala de Cultura y Medio Ambiente, presentó una solicitud de recusación contra González con el fin de evitar que pudiese votar y garantizar así la mayoría que permitiese aprobar las cuentas. El escrito se fundamentaba en la relación familiar de la edil con la jefa de prensa, cuya plaza se anulará. La hermana de la concejala, Marta González Pérez, logró el puesto mediante sentencia judicial. Accedió a la misma a través de una beca de formación, pero denunció al Concello, igual que hicieron otros dos compañeros en las mismas circunstancias tras una inspección de Trabajo que obligó a hacer indefinida no fija a la becaria de la biblioteca pública, y ganó el pleito.

Aunque la concejala recusada formuló alegaciones al expediente, la secretaria municipal ha dado la razón a los populares porque, según su informe, "existe unha relación de parentesco por consanguinidade de segundo grao que determina un interese persoal e directo" de González respecto a la eliminación del puesto de su hermana. La funcionaria responsable de velar por la legalidad en el Ayuntamiento señala que "Beatriz González Pérez, no punto da orde do día do pleno relativo á aprobación do presuposto de 2019 deberá abandonar o salón de sesións mentres se discute e vote o asunto" y advierte además a la concejala que "a non abstención dará lugar á responsbilidade que proceda".

n Fuente: Faro De Vigo