Trabajo ordena al Concello de Baiona igualar el sueldo de 38 eventuales al de la plantilla

Inmerso en un constante conflicto laboral desde hace años, el Concello de Baiona acaba de recibir otro varapalo. Esta vez no es judicial, como las sentencias que lo obligaron recientemente a hacer indefinidas a dos trabajadoras de confianza del gobierno local, sino una resolución de la Inspección del Trabajo y Seguridad Social de Pontevedra, como la que dio origen al pleito por el que se vio obligado a incorporar también como indefinidos a tres becarios. En esta ocasión, el organismo estatal ordena al Ayuntamiento a equiparar los salarios de 38 trabajadores temporales a los de los que ostentan la misma categoría en la plantilla municipal. Se trata de los contratados este año a través del Plan Concellos de la Diputación por períodos de entre 3 y 9 meses, que perciben sueldos muy inferiores al resto de sus compañeros fijos.

Su retribución mensual asciende a 801,31 euros. La misma para todos ellos, incorporados para ocupar puestos como operarios de obra pública, limpieza viaria, jardinería y como técnico de turismo. El Concello les abona las cantidades que recibe por parte de la institución provincial, sin complementar las cuantías hasta igualar sus salarios al resto de trabajadores de plantilla en categorías equiparables, cuyos salarios oscilan, según las tablas aprobadas por convenio, entre los 1.170,99 euros, complementos incluidos, de los departamentos de obras, limpieza y jardines, a los 1.724,56 del de turismo, más del doble.

Fueron estas diferencias las que llevaron a los 38 eventuales a denunciar el convenio con el apoyo del sindicato UGT. Y la Inspección del Trabajo les ha dado la razón al considerar que el convenio colectivo municipal debe regir para todos los trabajadores, sean funcionarios, laborales, indefinidos o interinos, porque así lo establece su artículo 28, que que garantiza la igualdad retributiva.

Menos del salario mínimo

La resolución advierte asimismo de que la cantidad que el Concello de Baiona otorga a estos empleados "ni siguiera alcanza el salario mínimo interprofesional", de 735,90 euros que, sumando la parte proporcional de las pagas extraordinarias, asciende a 858,55 euros al mes.

En caso de que el gobierno municipal decida no cumplir con el requerimiento del departamento Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, los denunciantes podrán trasladar el asunto a los tribunales para que se pronuncie un juez.

Los servicios jurídicos del Ayuntamiento estudian la resolución, con fecha del pasado 29 de noviembre, según explica el alcalde, Ángel Rodal, quien espera el pronunciamiento de los mismos para tomar una decisión definitiva. En principio, supone que "habrá que pagar la diferencia salarial" que, a falta de cálculos exactos en función de la duración del contrato de cada uno de los afectados, supondrá un golpe de "40.000 o 50.000 euros" a las arcas municipales, vaticina.

Por su parte, el grupo municipal del PSOE atribuye el asunto a la "nefasta xestión do goberno municipal e a súa política de persoal". Su portavoz, Carlos Gómez, recuerda que él mismo denunció estas diferencias salariales en un pleno en el que el alcalde "faltou á verdade". Los socialistas instan a los dirigentes municipales a pagarlas y a cumplir con el mandato de la Inspección del Trabajo "para que o Concello non se vexa abocado a perder un novo xuízo".

n Fuente: Faro De Vigo