La Cofradía plantea una tercera vía para sellar la paz del percebe

Las dos primeras sentencias que han anulado dos de las más de 50 multas que la Xunta había impuesto a percebeiros de Baiona en pleno conflicto de la Cofradía llegan un año después de los momentos de mayor tensión entre la dirección del pósito y los críticos. La calma lleva meses instalada en el sector pesquero baionés y, aunque los fallos judiciales reabren heridas, ninguna de las partes espera que se rompa. La patrona mayor, Susana González, ha logrado revalidar el cargo por aclamación tras verse obligada a abandonarlo por la presión de sus opositores, pero lo que quiere su equipo ahora es "encontrar por fin unha solución que nos beneficie a todos" para poder sellar así la paz definitiva.

Para ello, el cabildo solicitará en los próximos días a la Consellería do Mar tres planes de explotación para 2019. La separación por zonas de los programas de trabajo del marisqueo a flote y a pie, aplicada por primera vez este año, fue la que desató el enfrentamiento. Impide a los percebeiros embarcados faenar por tierra cuando las condiciones meteorológicas sean adversas. Lo que proponen la patrona y su equipo para el próximo ejercicio es mantener los espacios de cada uno divididos, pero abrir además un tercer plan de explotación conjunto en algunos puntos de la costa, de manera que, en esos lugares, los mariscadores a flote sí puedan trabajar a pie cuando el tiempo les obligue a amarrar los barcos para evitar poner sus vidas en peligro.

González asegura que esta tercera vía lleva meses de negociaciones "contando coa xenerosidade da xente de a pé, que cede unhas zonas para que os de a flote podan traballar, e co cambio de actitude de moitos dos críticos que asumen os erros e queren empezar de cero". Desde la oposición guardan silencio a la espera de que la propuesta cuaje y mantienen la lucha por sus derechos en los tribunales, donde está previsto que se sucedan todavía medio centenar de juicios contra la Xunta por las sanciones económicas que consideran "fruto de una persecución".

La patrona teme que estos reproches por lo ocurrido acaben echando por tierra el diálogo de estos meses para llegar a un acuerdo que "conta co respaldo da Consellería porque é a única fórmula legal que atopamos para para resolver o problema". Ella misma se muestra molesta por estas acusaciones de los que hace un año eran sus máximos opositores porque "non axudan a normalizar a situación".

n Fuente: Faro De Vigo