La Mancomunidade expedienta a Serviocio tras cuatro meses de conflicto en la piscina

La junta de la Mancomunidade do Val Miñor prevé aprobar mañana miércoles la apertura de un expediente sancionador a la concesionaria de la piscina comarcal de A Ramallosa, Serviocio, por presunto incumplimiento del contrato, según informó ayer su presidente, Francisco Ferreira, alcalde de Gondomar. Así lo acordaron ayer los grupos políticos en una reunión de la comisión de seguimiento de la gestión del centro deportivo que supera los 5.000 abonados cuando faltan apenas dos semanas para que se cumplan cuatro meses desde que la compañía reabrió las instalaciones sin máquinas y con diversas deficiencias, después de una supuesta reforma que se prolongó a lo largo de todo agosto.

La ausencia de aparatos para hacer ejercicio durante semanas, los desconchados y humedades en paredes, el deterioro del material y hasta algunos desprendimientos del techo generaron una avalancha de quejas por escrito de diversos usuarios, que salieron a la calle en diversas ocasiones y crearon en septiembre una plataforma para defender sus derechos. Una agrupación de afectados que sigue reclamando la rescisión del contrato con Serviocio porque considera que no cumple con los requisitos estipulados en las bases del concurso ni la normativa básica para este tipo de centros.

Ahora el organismo supramunicipal responderá a sus demandas con la apertura del expediente que, según aseguró Ferreira, puede suponer una multa de entre 6.000 y 60.000 euros a la adjudicataria que ganó la pasada primavera el concurso para explotar el espacio deportivo durante cinco años más.

Cuotas devueltas

Ferreira indicó a los representantes políticos que la compañía ha devuelto las cuotas de septiembre y les facilitó el informe elaborado por el técnico encargado del control del cumplimiento del contrato, que apunta a que ya se han realizado algunas mejoras en las dependencias.

Asimismo, el presidente de la Mancomunidade planteó la necesidad de encargar una auditoría externa "sobre las posibles deficiencias estructurales, desperfectos y sobre las mejoras que deben llevarse a cabo".

El regidor gondomarés, que vive sus últimos días como máximo representante del ente supramunicipal, ya que será relevado en enero por el alcalde de Nigrán, subraya el incremento "considerable" del número de abonados desde la reapertura del centro septiembre, por lo que apunta incluso a la posibilidad de "elaborar un proyecto para ampliar las instalaciones con nuevas salas para actividades como zumba o para rehabilitación terapéutica y una piscina anexa a la existente para los más pequeños".

n Fuente: Faro De Vigo