Cuenta atrás para el derribo del edificio abandonado hace 40 años en Gondomar

El edificio abandonado en pleno centro de Gondomar, en la Avenida do Conde, a pocos metros del Concello, deberá desaparecer del paisaje urbano en cuestión de semanas. Los propietarios han de demolerlo en el plazo de un mes y, si no lo hacen, será el Ayuntamiento el que se encargue de ejecutar el derribo de forma subsidiaria, es decir, pasándoles la factura después. Así lo informó ayer el alcalde, Francisco Ferreira, tras aprobar la junta de gobierno municipal la concesión de la licencia urbanística para echar abajo el inmueble declarado en ruinas en 2014.

La construcción arrancó en los años setenta del pasado siglo y nunca llegó a terminar por defectos estructurales. Poco después de levantarse las placas, el inmueble comenzó a inclinarse y los técnicos del Ayuntamiento realizaron un informe que advertía de los riesgos de desplome. Se encuentra a pocos metros del río y la cimentación se ha movido al situarse sobre un terreno húmedo, de manera que la vertical del inmueble "está desprazada xa en torno a un metro", explica el regidor.

A lo largo de todos estos años se produjeron desprendimientos de cascotes a la calle en varias ocasiones y la Corporación aprobó por primera vez ordenar la demolición en 2005, en la última etapa del gobierno del exalcalde popular Carlos Silva. Casi una década más tarde, el equipo del también popular Fernando Guitián reabrió el expediente ante el peligro que suponía la presencia del ruinoso inmueble en una zona concurrida por vehículos y viandantes. En noviembre de 2014, aquel regidor firmó otra orden de derribo y declaró el inmueble en ruinas ante nuevos avisos de los técnicos municipales sobre la vulnerabilidad de los cimientos.

Pero la propiedad recurrió la resolución. El Concello desestimó sus pretensiones de mantener el edificio en pie y los dueños acudieron entonces a los tribunales.

Según señala Ferreira, el proceso judicial ha terminado cuatro años después y el juzgado de lo contencioso ha dado la razón al Ayuntamiento de Gondomar. Así que la propiedad presentó en los últimos meses el proyecto para llevar a cabo el derribo. "Obtivemos xa os permisos sectoriais pertinentes de Augas de Galicia, Mobilidde e Patrimonio para outorgar a licencia cun prazo de execución dun mes", indica el alcalde. "Se o propietario non procede, farémolo desde o Concello pasándolle a posteriori os gastos", recalca.

n Fuente: Faro De Vigo