Un escape de gas obliga a desalojar a 30 personas del centro de Gondomar

Una fuga de gas puso en alerta durante la tarde ayer el centro de Gondomar. Una excavadora de la empresa que ejecuta las obras de humanización de la plaza del Concello y su entorno rompió un tubo de la conducción y llevó a las fuerzas de seguridad a desalojar a una treintena de personas que se encontraban en siete negocios de las inmediaciones y a acordonar la zona durante casi dos horas.

El incidente se produjo pasadas las cuatro y media de la tarde y los presentes avisaron enseguida a los servicios de emergencia. Al lugar acudieron de inmediato la Policía Local y una patrulla de la Guardia Civil, que acotaron el espacio para evitar que ningún viandante se acercase al lugar del escape y requirieron a los clientes de la sucursal de Abanca, dos peluquerías, dos cafeterías y dos establecimientos comerciales que abandonasen por seguridad el entorno, que se encuentra cerrado al tráfico por los trabajos desde hace semanas.

Los bomberos del Grupo de Emerxencias Supramunicipal (GES) Val Miñor y una dotación de Porriño se presentaron en la zona y enseguida pinzaron la tubería y lograron cortar el suministro hasta que casi una hora más tarde llegaron los operarios de reparaciones contratados por la compañía suministradora, Naturgy -antigua Gas Natural-Fenosa-, para reparar la avería, que desató un intenso olor.

Los vecinos que se encontraban en casa en esos momentos no tuvieron que marcharse. En estos casos se recomienda cerrar puertas y ventanas para evitar que el combustible entre en las viviendas y genere un riesgo real de explosión. Al aire libre, según indicó el oficial jefe de la Policía Local, Obdulio Iglesias, apenas hay peligro de que se produzca una deflagración.

Todo quedó en un susto finalmente, sin más daños que la tubería quebrada. Los técnicos lograron reparar la rotura en torno a las 18.30 y la situación quedó normalizada al retirar los agentes de Policía Local y Guardia Civil el cordón de seguridad.

n Fuente: Faro De Vigo