La Policía de Gondomar cierra 2018 con diez servicios al día pese a la escasa plantilla

La precariedad que sufre la Policía Local de Gondomar en cuanto a número de efectivos no ha impedido que cerrase el año 2018 con un balance "moi positivo" de trabajo. Así lo asegura el oficial jefe, Obdulio Iglesias, que recoge en la memoria anual del cuerpo municipal un total de 3.615 servicios, una media de diez al día.

La plantilla, integrada por nueve agentes, se sitúa en un promedio de 0,6 policías por cada mil habitantes, la tercera parte de los recomendados por la UE, de 1,8. Y desde hace más de un mes solo cuatro de ellos se encuentran operativos debido a las bajas, de manera que buena parte de los turnos, especialmente los de tarde, funcionan con un solo efectivo o ninguno. Una "anomalía", señala el coordinador en el informe del pasado ejercicio, que se debe "corrixir, dimensionando de xeito urxente, o cadro de persoal". "As patrullas deben ser de dous axentes para garantir a seguridade na intervención, máxime tendo en conta que o Ministerio de Interior incrementou a 4 (risco alto) o Nivel de Alerta Antiterrorista", recalca el documento.

Del total de servicios policiales efectuados en los últimos doce meses, 658 fueron de oficina -objetos perdidos, tarjetas de aparcamiento para personas con movilidad reducida o tramitación del DNI- y 2.957 operativos. De estos últimos, la mayoría (1.101) se refirieron a tráfico y seguridad viaria, 311 a asuntos administrativos, 147 a accidentes de circulación, 286 a diligencias judiciales, 274 a actuaciones de seguridad ciudadana, 492 a temas de medio ambiente, 80 a servicios humanitarios, 43 a protección de autoridades, 86 a protección del patrimonio público y 137 a protección civil.

Hurtos y "abrazo amoroso"

A las tareas diarias que asumen los agentes gondomareses se han sumado en este arranque de 2019 la investigación en colaboración con la Guardia Civil de varios hurtos en establecimientos comerciales del municipio, así como un robo este viernes en la parroquia de Mañufe en la vía pública con la técnica del "abrazo amoroso".

Al parecer un vecino de la zona se encontró con una joven desconocida que lo rodeó cariñosamente con sus brazos. En cuanto se marchó, la víctima se percató de que le había sustraído el reloj.

n Fuente: Faro De Vigo