Una deuda de 6.000 euros obliga a la protectora a dejar de recoger animales

Una deuda de 6.000 euros en asistencia veterinaria a raíz de varias cirugías traumatológicas graves en las últimas semanas y las múltiples esterilizaciones, vacunas y chips ha llevado a la protectora de animales Bai.Senpulgas al límite. La entidad lanzó ayer un SOS y puso en marcha una campaña de donaciones para superar la crisis económica que la obliga a suspender la recogida de perros y gatos. Solo retirarán los animales de Oia y los gatos de Baiona, concellos con los que ha firmado convenios anuales por importe de 1.800 y 3.000 euros, respectivamente.

Así lo explica la tesorera de la asociación, Ana Groba, quien destaca además los gastos de alimentación de los 20 perros y los 5 gatos que llenan el refugio de Gondomar en la actualidad y del centenar de mascotas -50 canes y 50 felinos- que mantienen en acogida en hogares de la zona.

Las aportaciones para colaborar con la labor solidaria de Bai.Senpulgas pueden realizarse a través de su perfil de Facebook con paypal, o bien con ingresos en la cuenta ES30 2080 5015 6130 4002 8917 de Abanca. El colectivo cerró 2018 con 241 animales recogidos y 183 adopciones. Sus 83 socios sumaron unos ingresos de 4.980 el año pasado y sus 22 empresas colaboradoras otorgaron otros 5.313.

Si la Corporación municipal lo aprueba, el Concello de Nigrán abonará otros 5.000 euros anuales a la asociación a través de un convenio por el que deberán encargarse de la retirada de perros los fines de semana -de lunes a viernes lo hace el servicio de la Diputación- y de gatos todo el año. El gobierno socialista en minoría lo propondrá al próximo pleno, según informó ayer.

n Fuente: Faro De Vigo