La costa de los cetáceos

Cada año quedan varados en la costa de la comarca numerosos cetáceos. Los que al final quedan depositados en las rocas o en la arena son solo algunos de los que mueren, frente a la comarca. Algunos no llegan a tocar nunca tierra. Desde que el 21 de diciembre una ballena de 30 toneladas llegó a Oia, fueron localizados otros tres cetáceos más.

n

La ballena hallada muerta en Porto do Costado (Oia) hace algo más de un mes -el pasado 21 de diciembre- terminó descomponiéndose de forma natural siendo llevada por la marea y arrastrada de nuevo a tierra. Ayer estaba prácticamente desintegrada.

Este animal de 30 toneladas que varó en las rocas el 21 de diciembre, es solo uno de tantos que cada año terminan sucumbiendo frente a la comarca. Este jueves un delfín de 1,80 metros y una marsopa 1,30 metros, y el 1 de enero un delfín de dos metros, son ejemplos.

El animal que más expectación causó fue la gran ballena varada en Oia. Las dificultades de retirada de la zona donde quedó hizo que los técnicos se decantasen por su descomposición en la zona. La marea y las alimañas hicieron lo demás, moviendo el cadáver del cetáceo.

Por otra parte desde la Coordinadora para o Estudo dos Mamíferos Mariños (Cemma), organización no gubernamental con sede en Nigrán, señalaron ayer que no existen resultados sobre las causas de la muerte de este gran cetáceo, e indicaron que en este caso se tomaron las mínimas muestras, ante la descomposición galopante.

Todo apuntaría a que el animal falleció por causas naturales y posteriormente quedó varado. "Todos los años se producen varamientos de cetáceos sin que exista una causa más especial que la muerte, los animales están, nacen y mueren, y pueden quedar varados… por lo que no tienen por qué darse circunstancias especiales de la muerte", explican.

Con todo además se apunta que para conocer la causa de la muerte de estos grandes cetáceos deben realizarse importantes tomas de muestras y su análisis es costoso.

En el caso de la ballena localizada en Oia, no existían signos de choque con una gran embarcación, como sí se daba en la ballena que apareció en la zona de Bueu durante los mismos días.

n Fuente: Faro De Vigo