La Xunta tramita las primeras multas por dejar pasajeros sin autobús en Gondomar

Las infracciones que denuncia desde hace años la Asemblea Veciñal por un Transporte Digno para Gondomar tendrán consecuencias por primera vez. La Consellería de Infraestruturas e Mobilidade ha abierto expediente a la compañía de autobuses Melytour, una de las dos que explota la línea que une la localidad con Vigo junto con ATSA, por dejar pasajeros en tierra hasta en cuatro ocasiones este mes al saltarse paradas. Inspectores del departamento de la conselleira Ethel Vázquez han realizado diversos controles en las últimas semanas a raíz de denuncias de usuarios. Sus conclusiones han dado lugar a los procesos administrativos, que proponen multas por un total de 2.705 euros.

La empresa tiene autorización para salir de la estación de autobuses de Vigo, pero no para recoger o dejar pasajeros en ningún otro punto de la ciudad, según indican fuentes de la consellería. No obstante, los informes de los inspectores apuntan a que sus coches han salido de la Rúa Areal en al menos dos ocasiones y en horarios distintos -a las 11.00 y a las 16.00 y 17.00- . Dos infracciones que la Xunta considera graves, por las que plantea sendas multas de 601 euros.

En otro de los controles sorpresa, los funcionarios verificaron que línea 1, que completa la ruta Fornelos-Tomiño-Couso-Gondomar-Vigo a las 6.15 de la mañana, no partió de Fornelos como se le exige, sino de O Rosal, de manera que se le atribuye otra infracción grave con la misma sanción económica por no cubrir todo el recorrido. En este mismo viaje, se comprobó que el rótulo que llevaba el vehículo no era correcto, por lo que se plantea otra sanción, en este caso por infracción leve, de 301 euros.

Respecto a la línea 3, la que corresponde a la ruta entre Morgadáns y Vigo, los inspectores verificaron que el bus de las 12.00 ni salía ni llegaba a la estación de autobuses, cuestión por la que Melytour se enfrenta a otra multa de 601 euros por infracción grave.

Abiertos los procedimientos, la empresa tiene un plazo de audiencia para justificar o explicar su postura antes de que el instructor dicte resolución y confirme o no las multas.

Los controles realizados no solo dieron la razón a los denunciantes. En algunos casos, las quejas quedaron desestimadas, como por ejemplo las referidas a la frecuencia de las 15.00, que según los pasajeros, pasa un cuarto de hora tarde. El informe concluye que no es un servicio autorizado, por lo que el retraso no constituye infracción.

También se descartó la denuncia respecto a la supresión, del 30 de julio al 16 de septiembre, de los viajes de ida a la ciudad a las 11.00 y a las 18.00 de lunes a viernes o los de vuelta a las 10.00. Según los funcionarios, estos servicios solo están autorizados del 1 de septiembre al 30 de junio.

n Fuente: Faro De Vigo