A juicio la plaza de funcionaria de la hermana de la edil que dejó al PP de Baiona en minoría

Otro proceso judicial de índole laboral marca la gestión municipal en Baiona y da un nuevo giro al conflicto político que dejó al PP en minoría en la Corporación por primera vez en catorce años. La responsable de comunicación del Concello, hermana de la concejala que abandonó el gobierno hace dos meses y medio y se marchó a la oposición, ha acudido a los tribunales al considerar que la anulación de su plaza de funcionaria en los presupuestos municipales de este año vulnera sus derechos fundamentales. El Juzgado de lo Social Número 5 de Vigo ha admitido a trámite la demanda y el juicio está previsto el próximo día 21.

Es la segunda vez que esta trabajadora se enfrenta al gobierno municipal en los juzgados. Aunque había comenzado a trabajar en abril de 2015 como becaria, el Concello tuvo que crear su plaza de indefinida no fija tras una sentencia en 2017. El juez le daba la razón a ella y a otros dos compañeros en situación similar. Los tres habían denunciado un despido improcedente tras obligar la Inspección del Trabajo al Ayuntamiento a incorporar también a la becaria de la biblioteca a la plantilla.

El gobierno considera innecesario su puesto, por eso optó por eliminarlo de las cuentas para el presente ejercicio. Y tras esa decisión, la hermana de la afectada, la exconcejala de Turismo, Beatriz González, anunció su baja en el partido y su marcha a la oposición, alegando "graves discrepancias" con sus compañeros de gobierno.

Será un juez el que determine si es correcta o no la supresión de la plaza de funcionaria. Así que, a la espera de la sentencia, el alcalde, Ángel Rodal, ha decidido dar un paso atrás y revocar el cese de la trabajadora con el fin de "agilizar la tramitación de los presupuestos y evitar que se paralicen las inversiones previstas o el incremento del gasto corriente que se considera necesario para la correcta prestación de los servicios municipales", según explicó ayer.

La Corporación dio luz verde de forma inicial a las cuentas el pasado 23 de noviembre en una tensa sesión a puerta cerrada. El alcalde había recusado a la edil díscola para evitar que votase e inclinase la balanza hacia el lado de la oposición, en base a un informe de la secretaria municipal que aludía a "intereses personales" en relación al futuro laboral de su familiar directa. Su ausencia generaría un empate a votos entre el gobierno y la oposición, que Rodal pretendía deshacer con su voto de calidad. Pero finalmente no tuvo que echar mano de ese recurso porque los cuatro concejales del PSOE se levantaron a la hora de votar en solidaridad con González y los dos del BNG se abstuvieron al aceptar el gobierno parte de sus enmiendas. Solo Esquerda Unida votó en contra.

Luego llegó el período de exposición pública del documento y se presentaron tres alegaciones. Una de ellas de la propia jefa de prensa contra la supresión de su plaza, otra del delegado sindical de UGT que la espalda y una tercera de otra funcionaria.

Atendiendo a dichas alegaciones y al procedimiento judicial abierto, el gobierno ha dejado sin efecto las amortizaciones y creaciones de plazas previstas en el capítulo de personal y el alcalde presentó ayer mismo en la mesa de negociación con los representantes sindicales de la plantilla la propuesta para la aprobación definitiva del presupuesto, de 8,8 millones, que se debatirá en el pleno previsto el próximo día 14.

n Fuente: Faro De Vigo