El colegio Serra-Vincios exige un conserje definitivo tras cambiar seis veces en un año

En doce meses el colegio gondomareño Serra-Vincios ha tenido seis funcionarios distintos trabajando de conserje, así lo denuncia el Partido Popular de Gondomar en un comunicado en el cual también exponen que "desde el pasado 18 de febrero el centro no cuenta con nadie que lleve a cabo este trabajo diario". Por su parte, el alcalde de Gondomar, Francisco Ferreira, explica que las causas de este elevado número se debe a que "en el último mes y medio las tres personas que han trabajado allí, una ha aceptado plaza en otro centro y las dos últimas han causado baja laboral". Un cúmulo de situaciones que a la dirección del centro no le sirven ya que "necesitamos a una persona definitiva y con el perfil adecuado para que haga las tareas diarias de abrir y cerrar el colegio, hacer sonar la alarma, las fotocopias y demás, somos pocos profesores y no podemos encargarnos nosotros de estar pendientes de todo esto", denuncian desde el centro.

Aunque la dirección comenta que no tienen constancia de esa fecha, Ferreira ha asegurado que a partir del próximo lunes el colegio contará con un conserje nuevo en sus instalaciones gracias a la incorporación de tres funcionarios nuevos que se suman al cuadro de servios varios del municipio.

Si bien el centro le hacía constar al Partido Popular la falta de respuesta a estas exigencias, Ferreira comenta que "la concejalía de Educación preguntó al colegio si podrían aguantar esta semana sin conserje para así poder terminar con toda la burocracia que exige adecuar a otra persona a su nuevo puesto de trabajo, a lo que el centro aceptó". "Además de esto", añade Ferreira, "el centro nunca quedó abandonado, ya que hay dos personas dentro de la concejalía de Educación destinadas a ayudar en las labores de mantenimiento a los colegios de todo el municipio".

n Fuente: Faro De Vigo