La construcción se reactiva en Nigrán con dos urbanizaciones de 86 viviendas

Las inmensas grúas de la construcción regresan al paisaje de Nigrán por primera vez desde la crisis. El sector resurge en el municipio con dos grandes promociones que suman un total de 86 viviendas nuevas a su parque residencial. El Concello ha otorgado licencia en las últimas semanas para poner en marcha la mayor promoción inmobiliaria del municipio en más de una década, un total de 46 pisos en la Avenida Val Miñor, en una parcela situada a la antigua discoteca Vanitas. Las obras ya han arrancado mientras la oficina municipal de Urbanismo ultima otro permiso para edificar 40 chalés pareados en el terreno que se utiliza como aparcamiento público gratuito en la céntrica Rúa Vilameán, a apenas cien metros del consistorio.

Tras finalizar el pasado siglo y comenzar el actual con numerosas promociones en marcha principalmente en las zonas costeras, el pinchazo de la burbuja inmobiliaria dejó al municipio, y a toda la comarca miñorana, sin proyectos de vivienda colectiva. La última licencia concedida para un bloque de pisos había salido del Ayuntamiento nigranés en junio de 2007 y autorizaba precisamente la construcción del edificio de 28 viviendas ubicado junto al que ahora comienza a levantarse. Su promotora cedió 3.500 metros cuadrados para la creación del recientemente inaugurado parque Vázquez Grela, que verá duplicada su superficie hasta los 7.000 metros cuadrados cuando concluya la construcción iniciada en los últimos días. Y es que la firma que está detrás del proyecto, Monte Galiñeiro S.L., entregará la misma superficie al patrimonio público municipal, condición que marcan las normas subsidiarias que rigen el urbanismo municipal a la espera del Plan Xeral, pendiente todavía de la aprobación provisional en pleno y de que la Xunta dé su visto bueno definitivo para entrar en vigor.

Un hórreo retrasó el proyecto

Esta iniciativa inmobiliaria llevaba una década paralizada a la espera de demanda, según indican fuentes del Ayuntamiento. Y el retraso de un informe de la Dirección Xeral de Patrimonio sobre un hórreo que se encontraba en la finca la mantuvo en suspenso durante el último año. El organismo de la Xunta ha autorizado al fin el traslado de dicho elemento patrimonial, que la constructora ha desmontado para reconstruirlo después en la zona verde anexa.

Hacía doce años que las únicas licencias de obra mayor tramitadas en el Concello correspondían a casas unifamiliares aisladas o naves industriales de Porto do Molle.El empleo creado en el parque empresarial genera demanda y al bloque de pisos de la Avenida Val Miñor se suma la urbanización de 40 pareados de la Rúa Vilameán, "todos vendidos en plano", según fuentes municipales.

El gobierno local prevé otorgar la licencia "en cuestión de semanas" y que los trabajos comiencen también en breve, según indica el alcalde, Juan González, y busca una alternativa de aparcamiento público gratuito para garantizar a vecinos y visitantes un lugar para dejar el coche cuando acudan al centro a realizar sus gestiones o compras.

n Fuente: Faro De Vigo