Un juez tacha de “ilegales” los cambios en la plantilla del Concello de Baiona en 2018

La larga lista de sentencias judiciales contrarias a las decisiones del gobierno municipal de Baiona en materia laboral suma una nueva. El Juzgado de lo Contencioso Administrativo Número 2 de Vigo acaba de anular parte de los cambios efectuados en la plantilla en el capítulo de personal del presupuesto del año pasado por considerarlos "ilegales" al carecer el Ayuntamiento de Relación de Puestos de Trabajo (RPT), un catálogo obligatorio en las administraciones para regular y organizar las funciones, horarios, condiciones y perfiles de todos y cada uno de los funcionarios y personal laboral. El Concello baionés llegó a tramitar dicho documento y a consignar partidas presupuestarias para hacerlo efectivo, pero tras meses de conversaciones infructuosas entre gobierno y sindicatos, el alcalde, Ángel Rodal, decidió hace un año romper las negociaciones y guardarlo en un cajón.

El fallo judicial, que admite recurso de apelación, acusa además al gobierno local de saltarse la normativa al no negociar las modificaciones en el cuadro de personal con los representantes sindicales de los trabajadores y condena además al Concello a afrontar las costas judiciales del pleito, en un máximo de 500 euros.

La federación de empleados públicos de la Unión General de Trabajadores (UGT) demandó al Ayuntamiento en septiembre precisamente por haber realizado variaciones -creación, supresión o modificación- que afectaron a una treintena de plazas, pese a carecer de RPT, a través del presupuesto. El sindicato reclamaba la anulación del mismo y el tribunal le dio la razón, aunque solo declaró nulos algunos de los cambios contemplados en el capítulo de personal, concretamente, la creación de tres plazas de segunda actividad para policías locales, la dotación de un puesto de trabajador social y el cambio de un ordenanza notificador al puesto de conserje del vivero de empresas sin variar las características de su plaza.

La sentencia se plantea como reprimenda al gobierno en sus conclusiones. Tras insistir en que la ley impide modificar el cuadro de personal sin RPT o instrumento organizativo análogo, el juez afirma que "el proceder municipal no se adecua a Derecho, es torcido, y obedece o encaja en el proceder de la institución en fraude de ley o en su figura hermana de la desviación de poder, porque visten de modificaciones de plantilla las creaciones y demás alteraciones de plazas, lo que en realidad son operaciones propias de una RPT, porque lo que se crea y modifica son puestos de trabajo".

El magistrado reprocha además la falta de negociación con la junta de personal al equipo de Rodal. "Mal que no exista RPT ni instrumento organizativo análogo. Mal que se intenten colar y se cuelen, vía plantilla presupuestaria las novedades y/o contenidos propios de una RPT. Y mal porque, siendo consciente el Concello de que las materias que se innovan en el cuadro de personal deben ser objeto de negociación previa, se crea una apariencia de negociación alrededor de estos aspectos, cuando en realidad, lo que ha existido es el ejercicio de la potestad autoorganizativa puro y duro, que es muy legítimo, pero predicable o aplicable respecto de las plantillas, no sobre las RPT, ya sean formales, ya encubiertas, como es el caso", añade.

n Fuente: Faro De Vigo