Un grupo de mujeres emprende la lucha por una residencia pública para mayores en Nigrán

"Todos imos para vellos e aquí non hai servizos adecuados para estar coidados. E fan moita falta para nós e para os que veñen detrás". Así de claro explican una veintena de mujeres de la tercera edad de Nigrán el motivo por el que han puesto en marcha una una campaña para exigir a las administraciones una residencia pública de mayores o un centro de día en el municipio. En apenas un mes han reunido un total de 1.617 firmas y no descartan tomar más medidas para lograr su objetivo.

Las cuarenta plazas del centro de día mancomunado de Sabarís son "insuficientes", recalcan, para cubrir las necesidades de Baiona, Nigrán y Gondomar, de manera que numerosas familias se ven obligadas a pagar elevadas cuotas por llevar a sus mayores a servicios privados. "E se pides unha praza nunha residencia pódeche tocar en Lugo ou onde cadre, lonxe dos fillos ou familiares", explican.

Carmen Regueiro es la ideóloga de la campaña y la compartió con sus compañeras de clase de gimnasia en el colegio Humberto Juanes. Enseguida contó con el apoyo de todas ellas para recoger las rúbricas y elaboró el texto, que exige al Concello, la Xunta y la Diputación "que poñan xa en marcha unha iniciativa pública suficiente e de calidade para axudar a que os maiores que o necesiten teñan unha vida máis digna, dígase en concreto unha residencia e centro de día. É unha vergoña que un Concello coma o noso aínda non teña algo así e hai que actuar xa e xunt@s".

Antigua casa de maestros

Por el momento deben conformarse con un local social para reunirse en las antiguas casas de maestros del colegio nigranés,que también habían solicitado al Ayuntamiento de forma paralela a la residencia "para ter un sitio onde charlar, botar unha partida de cartas ou tomar un café xuntas" , explican, sin tener que ir a un bar. Así lo anunció ayer el gobierno municipal, que acaba de encargar un proyecto de reforma interior del inmueble que acogió servicios como el Grumir en su día o el ropero municipal y que se encuentra muy deteriorado. El alcalde, Juan González, considera que "é o momento de humanizar a contorna dándolle prioridade ao peón e creando un espazo máis amigable, a carón dun centro educativo e da casa consistorial, polo que tén que ser un punto neurálxico no que a veciñanza se sinta a gusto e segura".

Las vecinas en lucha esperan que el regidor cumpla su compromiso y el centro urbano nigranés cuente al fin con un lugar público de reunión. "Todas as parroquias o teñen menos Nigrán. O sitio máis próximo que temos é a antiga escola das nenas, sede da asociación de veciños Dunas, pero queda lonxe e non se adecúa ao que pedimos. E o centro da terceira idade da Ramallosa tamén está lonxe, teriamos que coller o autobús para ir e moitos maiores non están para iso", señalan.

Viejo ambulatorio de Panxón

Pero también le piden al alcalde que no se olvide de su principal demanda, la residencia y centro de día. En este sentido, González reclama una vez más celeridad a la Tesorería General de la Seguridad Social para que apruebe la cesión del edificio del antiguo ambulatorio de Panxón al Ayuntamiento "para adaptalo a un centro municipal para maiores".

El portavoz de Unión Centrista de Nigrán denunció hace unos días la paralización de ese expediente, cuestión que el alcalde niega. "Os nosos servizos xurídicos están en contacto coa Tesorería e para o goberno local é un obxectivo prioritario, pero ata que non se realice a cesión non podemos facer nada porque non é de titularidade do Concello", argumenta.

n Fuente: Faro De Vigo