Las patrullas policiales a pie desatan las quejas de los comerciantes de Sabarís

Agentes municipales vigilan a pie las calles de Sabarís desde hace quince días para evitar los estacionamientos irregulares. El Concello de Baiona ha decidido intensificar el control ante las denuncias vecinales sobre el "caos" de tráfico que generan los vehículos mal aparcados y la medida genera malestar en los negocios de la zona. La Asociación de Comerciantes y Empresarios (Coemsa) denuncia un "acoso policial desproporcionado" que ha conseguido que "se resientan las ventas".

La presencia policial se centra en la parte de la Avenida Julián Valverde que queda por reformar, entre la intersección con la calle José Pereira Troncoso y Porta do Sol. Se trata de un tramo que todavía presenta doble dirección con un carril central para girar, en cuyos márgenes está prohibido aparcar para evitar que los coches ocupen el espacio de circulación y dificulten el tránsito. Pero la realidad es que numerosos conductores dejan a lo largo de todo el día sus vehículos allí, tanto junto al bordillo como sobre la acera e incluso en doble fila, asegura el concejal de Seguridad Ciudadana, Raúl Costas Lafuente, quien justifica la medida tras las denuncias recibidas, de vecinos de manera individual y también por parte de la asociación Castro e Ladeira. "Hay que poner un poco de orden porque no se pueden obstaculizar cruces o zonas de tránsito, ni vados", recalca.

La tercera fase de la humanización de Sabarís resolverá el problema al delimitar los espacios para aparcar y para circular, como ocurre en las ya ejecutadas en la otra parte de Julián Valverde y en la calle Areas. Pero el proyecto sigue pendiente desde hace tres años, aunque Xunta y Concello prevén poner en marcha las obras después del verano. Por eso el colectivo empresarial considera que "no tiene sentido" tanta presencia policial para vigilar el estacionamiento "a pocos meses de una regularización definitiva por un proyecto de humanización".

Los comerciantes insisten en lo "desproporcionado" de la actuación de los agentes. Lo dicen por "las formas, porque nos impiden parar un momento para cualquier descarga o recado" y por "el tiempo que dedican a estar delante de la puerta de nuestros negocios, hasta una hora o una hora y media, mientras se están produciendo robos en Sabarís y en otras zonas ",señala la presidenta de Coemsa, Pilar Loperena. En este sentido, aseguran que una mujer de avanzada edad sufrió un atraco el jueves en plena calle en el entorno de A Ladeira, caso del que las fuerzas de seguridad no tenían constancia ayer.

Lamentan los efectos negativos del despliegue policial sobre su actividad porque "solo queremos seguir dando vida a las calles y no destruir puestos de trabajo, y atender a nuestros clientes con profesionalidad, cariño y respeto, como siempre".

n Fuente: Faro De Vigo