«Las avispas velutinas vinieron para quedarse»

La avispa Velutina ha venido para quedarse y esto es una realidad, desde su llegada en 2010 su número fue en aumento en progresión aritmética y cada vez es más común encontrarse con sus nidos esféricos y de proporciones colosales. Es por esto que los Concellos en general y en concreto los del Val Miñor empezaron sus particulares cruzadas en contra del insecto invasor, y lo cierto que hasta la fecha las medidas más efectivas son las trampas llenas de líquido atrayente que, colgadas de las ramas de los árboles, sirven de tumbas dulcificadas a base de glucosa y que las embriagan hasta la muerte. 

nn

nEn Nigrán existe todo un experto en la materia, se llama Alfonso Vázquez y es el actual concejal de Comercio, Relaciones Vecinales y Sanidad. En momentos de “bonanza”, y de manera completamente altruista, el edil y su ayudante acuden a las llamadas vecinales neutralizando  entre 10 y 20 nidos semanales que superaron los 200 entre mayo y septiembre del último años, aunque mas de 400 desde hace tres. Los cierto es que las cifras son alarmantes ya que solo en 2017 capturó más de mil reinas que podrían llegar a crear como mínimo el mismo número de nidos y cuya cantidad va en aumento año tras año. Por ello es muy importante la colaboración ciudadana en el periodo comprendido entre finales de febrero, mayo e inicios del otoño para capturar a las fértiles.

nn

n Fuente: Atlántico