A Ladeira estrenará este verano la primera área para bañistas con movilidad reducida del Miñor

No opta a la bandera azul como las cinco playas restantes del municipio por no cumplir los parámetros de calidad de las aguas, pero el mayor arenal de Baiona será el más accesible de la comarca este verano. A Ladeira contará con la primera área especial del Val Miñor para las personas con movilidad reducida. Un espacio acotado de 80 metros cuadrados, pavimentado en madera y dotado con pérgola y sombrillas, que permitirá disfrutar del sol y del mar en igualdad de condiciones a aquellos bañistas con dificultades para desplazarse.

A las pasarelas hasta el agua y las sillas anfibias ya presentes en cualquier playa, A Ladeira sumará este nuevo recinto, que el Concello de Baiona instalará por importe de 46.500 euros tras obtener una subvención de la Axencia de Turismo de Galicia para mejora de las infraestructuras turísticas de 30.000 euros.

Los usuarios no se verán obligados así a pisar la arena en ningún momento de su jornada de playa, ya que llegarán hasta el nuevo espacio por la habitual plataforma de madera. Una vez allí se encontrarán con una zona de sombra y con tumbonas accesibles, además de asientos para sus acompañantes, según explica el gobierno municipal, que trata de cumplir "con varios objetivos como son la accesibilidad, el confort, y la comunicación con el entorno".

El alcalde, Ángel Rodal, destaca que "Baiona se convertirá en uno de los primeros municipios de Galicia en contar con estas instalaciones, siguiendo los parámetros de la Convención de las Naciones Unidas sobre los derechos de las personas con discapacidad del 13 de diciembre de 2006, que establece el compromiso de promover, proteger y asegurar el pleno disfrute de los derechos y libertades en condiciones de igualdad".

El departamento municipal de Accesibilidad, que dirige el concejal Policarpo Vilar, también teniente de alcalde y responsable del área de Educación, promueve esta iniciativa con el fin de romper barreras no solo en las calles y edificios públicos, sino también en lugares de recreo tan esenciales para un municipio turístico como las playas.

n Fuente: Faro De Vigo