La sentencia del TSXG sobre el saneamiento de Gondomar desata la polémica política

La sentencia firme del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia que obliga a Gondomar a aceptar la estación de bombeo proyectada por la Xunta en pleno centro urbano y abre la puerta a que Augas de Galicia reclame 2 millones de euros al Concello enciende el debate político en plena campaña. La candidata del PP, Paula Bouzós, acusa al alcalde, el socialista Francisco Ferreira, de "enganar os veciños co proxecto do parque canino na parcela para desviar a atención cando tiña coñecemento do fallo xudicial". La cabeza de lista popular advierte de que la pérdida del pleito costará 800 euros a cada familia gondomareña.

Por su parte, el portavoz y alcaldable de Manifesto Miñor, Antonio Araúxo, que firmó la orden de paralización del bombeo que anula la sentencia como concejal de Urbanismo, en 2015, justificó que "o goberno fixo o que tiña que facer por sentido común". Recuerda que la estación de impulsión "era unha aberración urbanística e medioambiental, que hipotecaba de por vida as arcas municipais de máis 40.000 euros ao ano en mantemento e consumo eléctrico" y que la Corporación acordó pararla por unanimidad ante el fuerte rechazo vecinal que generó.

n Fuente: Faro De Vigo