Baiona despide entre la rabia y la incredulidad al edil electo Adolfo Valverde

Aunque no había prometido ni jurado su cargo todavía, el concejal electo por Ciudadanos (Cs) en Baiona, Adolfo Valverde Quintas, fallecido de forma repentina el miércoles, se hizo presente en el último pleno municipal del mandato. El alcalde, Ángel Rodal, dedicó unas palabras al desaparecido baionés muy conocido por su implicación en la vida social de la villa. Seguidamente la Corporación guardó un minuto de silencio en su memoria.

Para Rodal la muerte de Valverde, de 46 años de edad, "es una gran pérdida para nuestro pueblo". El regidor trasladó en su nombre y el de la Corporación baionesa las condolencias a su familia.

Traslado del féretro, ayer por la tarde. // FdV Traslado del féretro, ayer por la tarde. // FdV

Su fallecimiento causó una gran conmoción en la villa marinera. Familiares, amigos y vecinos despidieron ayer a "Fito" entre el estupor y la rabia por una muerte tan fulminante como inesperada. El dolor quedó patente en las exequias que, ayer tarde, se celebraron en la iglesia parroquial de Santa Cristina de A Ramallosa. Al funeral acudieron más de quinientas personas, entre los que se encontraban el alcalde de Baiona, Ángel Rodal, y Nigrán, Juan González, el conselleiro de Sanidade, Jesús Vázquez Almuiña, ediles de las corporaciones del Val Miñor, compañeros de su partido -Ciudadanos- vecinos y amigos, que mostraban su incredulidad por la muerte de este vital e ilusionado baionés, que se había presentado a las elecciones con el afán de mejorar y construir el municipio donde vivió la mayor parte de su vida. La fatalidad hizo que no llegase a la investidura, dentro de nueve días.

n Fuente: Faro De Vigo